viernes, 8 de agosto de 2014

Empresas tecnológicas jugando al urbanismo

Quizás te suena los planes de algunas empresas tecnológicas por pasarse al mundo del urbanismo. Puede ser una forma de diversificar porque lo de las smart cities igual no da para tanto. O puede ser una versión siglo XXI de la arquitectura del poder. Personas, líderes carismáticas y consejos de administración que también tienen sueños de grandeza y quieren dejar su impronta indeleble en la ciudad. Es una tentación irresistible por lo visto, y a ella también sucumbieron desde Disney hasta General Motors.

Leo Hollis publica esta semana un buen artículo (Why startup urbanism will fail us) sobre el significado de los planes del CEO de Zappos de invertir 200 millones en la renovación de cerca de 20 hectáreas del centro de Las Vegas.

Credit: Tech.co
Un proyecto en el que:
“one can find the seemingly perfect combination of compassionate urban regeneration and the progressive mantras of Silicon Valley capitalism”.
Es un artículo que encaja bien además con el trabajo que estoy desarrollando para la tesis doctoral sobre la construcción del imaginario tecnológico de la smart city, de manera que Hollis trata de descifrar el significado del discurso detrás de este plan:

"But can one re-imagine the dynamics of the city in the same way one thinks about a tech startup? The rhetoric of Startup Urbanism offer a new vocabulary that foregrounds disruption, open source, and connectedness as values that can be transposed from the Internet straight onto the organization of our cities streets. It supposes that, if you can get the code right, the script will run without glitches. However, such technological solutionism is simplistic, naïve at best, and, more likely, dangerously short-sighted.
The city is not a startup. It is not a market than needs to be disrupted in order to stimulate competition and growth. The city is not a platform that can be hacked. Despite the optimistic talk, it is an old language that is being spoken here: Startup Urbanism is gentrification by another name”.

Es una historia que hemos visto repetida con otros nombres y otras ciudades en los últimos años. Mientras la ciudad de IKEA en Strand East (Londres) también juega a revitalizar los centros urbanos, otras grandes empresas como Google, Amazon, Twitter, Facebook o Apple (La nueva sede de Apple. Te la han colado, Steve) han utilizado sus nuevas inversiones inmobiliarias para asociarse atributos urbanos, futuristas, hipsters o sostenibles, según el caso. Lo bueno del artículo de Hollis es que disecciona la vacuidad del discurso detrás de estos proyectos, no sólo desde el punto de vista arquitectónico, sino también del de la nueva cultura empresarial del emprendimiento, para esconder lo que seguramente no son más que operaciones de capital y especulación. Sin embargo, juegan con todo a su favor para reproducir su propia idea de ciudad a través de todos los canales imaginables para ser reverenciados como el último colmo.

Diseño para la nueva sede de Amazon en Seattle. Credit: NBBJ


miércoles, 30 de julio de 2014

Espacio público y participación ciudadana en proyectos urbanos

Aquí van mis notas y la presentación de la conferencia en el curso sobre sostenibilidad de ciudades en Santander el 30 de julio. Enmarcada en una sesión más amplia compartida con David Sim (Gehl Architects), la exposición trataba de acercar algunas ideas críticas sobre cómo abordar proyectos de participación ciudadana en espacios públicos.



LOS MITOS DEL PLANEAMIENTO
El pensamiento urbanístico tiene una tendencia en su ADN a ser reactivo, jerárquico y formalista. Y eso es bueno. Pretende reaccionar ante situaciones sobre las que quiere aplicarse un nuevo planeamiento, circunscribiendo las soluciones a dar al marco de problemas del que se parte. ¿Quién define estos problemas? ¿Cuáles son las realidades que el urbanismo quiere atender? En especial, en la planificación y organización de los espacios abiertos.
El planeamiento se despliega desde un pensamiento jerárquico de toma de decisiones, con la figura casi mítica del gran planificador. Esto sigue siendo bueno a priori, en la medida en que determine un modelo claro –y no sólo hay uno posible- de deliberación, pero plantea, como a partir de ahora veremos, interrogantes sobre cuál es el modelo de  negociación y la capacidad real de incidencia de quienes participan (o no) en el proceso de toma de decisiones que configuran la ciudad.
El planeamiento también es, o pretende ser, formalista. De nuevo, esto es algo bueno si quiere ser una forma de garantizar neutralidad en el proceso de decisión, garantía de los derechos, estabilidad en las decisiones. El sentido práctico de la burocracia. Pero puede llevar al bloqueo o la inacción cuando surgen reivindicaciones, nuevas necesidades, nuevas expectativas de mayor participación ciudadana..
Este es el principal punto de mi intervención. ¿Cómo introducir troyanos en ese urbanismo que piensa en objetos, en productos terminados, en entregables? ¿Cómo pensar formas de hacer urbanismo y, en nuestro caso, formas de dar vida a los espacios públicos, desde esquemas abiertos, desde procesos de participación y gestión colectiva que se inician y no se sabe dónde terminan? Para hacerlo, es necesario pensar el urbanismo desde esquemas mucho más flexibles que aquellos esquemas formalistas en los que el urbanismo está cómodo y se siente seguro.

¿PODEMOS PENSAR LAS CIUDADES COMO LA WIKIPEDIA?
Para ello propongo un ejercicio sencillo, sólo a modo de reflexión. ¿Podríamos pensar/hacer las ciudades (sus espacios públicos) como Wikipedia? Aunque como metáfora es incompleta y arriesgada, nos sirve para plantear unos criterios a la hora de pensar esa flexibilidad de la que hablaba.
Un modelo de gestión basado en criterios como la construcción colaborativa, la capacidad de cambiar los errores, la idea del cambio gradual frente a los sueños del gran planificador, la asunción del carácter beta de todas las intervenciones, la idea del acceso libre, la idea del conocimiento abierto y la transparencia, la idea de la discusión en comunidad de los cambios y la evaluación pública de los cambios introducidos. Este es, a muy grandes rasgos, el modelo de funcionamiento de la Wikipedia. ¿Nos dice algo sobre cómo que debería ser la gestión de nuestras ciudades?

CAMBIO CULTURAL
Ante esto, planteo como primera idea, asumiendo el riesgo de caer en el wishful thinking, que estamos aprendiendo a vivir, no sin contradicciones, en un nuevo caldo de cultivo social. Un cambio que además tiene un reflejo directo sobre la percepción social sobre lo público, pero también sobre lo común, sobre el procomún. Lo que es de todos y no es de nadie. Las nuevas prácticas sociales nos están invitando también a redescubrir los espacios públicos y nos invitan a descubrir el sentido de comunidad en las ciudades. Es aquí donde, en muchos casos apoyándose en herramientas tecnológicas, se está generando una nueva tipología de intervenciones en la ciudad.


CONVERGENCIA DE DISCIPLINAS
Esta nueva tipología tiene un rasgo en común. No pertenece a ninguna disciplina en concreto. O, dicho de otro modo, cada vez más disciplinas buscan trabajar en común sobre la ciudad. Los proyectos de activación de espacios públicos, de implicación social en la ciudad, pueden llegar de cualquier lado. Desde el diseño, desde la programación, desde la arquitectura, etc. Los espacios públicos, como espacios privilegiados donde sucede y buscamos la vida social y pública, son espacios ideales para la experimentación.

ALGUNOS EJEMPLOS
Esta nueva aproximación a la forma de hacer ciudad se puede ilustrar con muchísimos ejemplos de nuevas prácticas sociales y proyectos urbanos que están disfrutando de un auge importante en este ambiente de nuevas expectativas ciudadanas y de nuevas herramientas y formas de intervención.
Campo de Cebada, como ejemplo de activación comunitaria de un espacio abandonado en Madrid
Urban Prototyping Festival, en San Francisco, como ejemplo de programación de proyectos de experimentación creativa para la mejora de los espacios físicos de la ciudad.
Combo 2600 como organización, entre las muchas que trabajan en el ámbito de la movilidad sostenible, que utiliza técnicas de urbanismo táctico para crear mejoras prácticas rápidas y sencillas en las cales.
Before I Die, el conocido proyecto de Candy Chang, como proyecto de participación social basado en la utilización de la ciudad como medio de expresión y para crear contextos de debate social.
Los cientos de proyectos que podemos encontrar que está trabajando para ampliar los usos de espacios abandonados o en desuso, como el caso del conocido Esto no es un Solar.
Los proyectos de urban farming, desde los más estándar a los más de guerrilla, que buscan extender la piel vegetal de la ciudad como forma de compromiso personal y comunitario con los espacios residuales de la ciudad.
Parking Day, como iniciativa casi simbólica de cuestionamiento del espacio dedicado al automóvil.
Malon Urbano, o proyectos que buscan la celebración de la ciudad como espacio de encuentro recuperando actividades (tan subversivas) como comer en el espacio público.
Intersection Repair, como muestra de intervenciones tácticas para la mejora de la calidad del espacio.
Restaurant Day en Helsinki, uno de los proyectos más conocidos de apropiación de la ciudad como espacio para el desarrollo de actividades reguladas sobre las que se establecen condiciones más flexibles de uso, en este caso, para utilizar el espacio público como lugar de celebración con la excusa de la comida.
Urban Pedagogy, como una de las organizaciones más punteras en el desarrollo de herramientas prácticas para el conocimiento de los derechos de uso de la ciudad y la comprensión de los efectos de las políticas urbanas sobre el día a día de la ciudadanía y las comunidades.

ESPACIO PÚBLICO Y DERECHO A LA CIUDAD
Todos estos proyectos nos recuerdan una cosa: no estamos hablando ni más ni menos del derecho a la ciudad. ¿Qué quedó de aquello? O, mejor, ¿cómo lo estamos pensando ahora y cómo se hace realidad hoy en la ciudad? Una de las consecuencias más directas de ese derecho a la ciudad es la de la capacidad de transformar el espacio. Con una tiza, como hemos hecho de pequeños y que hoy incluso puede ser un acto subversivo en espacios privatizados o por obra y gracia de esas ordenanzas cívicas que tanto gustan.

CARACTERÍSTICAS COMUNES
En todos estos proyectos se dan algunas características comunes que me interesan destacar en este curso:
Representan una nueva generación (seguramente no tan nueva, pero al menos está experimentando un nuevo auge) de prácticas de acción colectiva tras un periodo en el que hemos querido reducir la participación a algo muy formal.
En gran parte de los casos, la tecnología funciona como catalizador, bien del equipo impulsor, bien para alcanzar más impacto entre la población.
Estamos ante actuaciones con una mezcla equilibrada de conocimiento técnico y activismo.
En este sentido, estamos caminando hacia un modelo de participación por contribución y no tanto el obsesivo participación por representación. Participa quien tiene algo que contribuir y no quien se supone que debe participar por representar a un determinado colectivo o interés.
Nos recuerdan la importancia de promover procesos estables en lugar de focalizarse en el diseño de herramientas, que son más fugaces y a veces dejan poco sedimento en la población.
Hay un componente, la pedagogía urbana, que es absolutamente necesario introducir en los proyectos en la ciudad y que estas prácticas representan muy bien. Pedagogía para poder participar de manera consciente, informada y útil.


HACKEAR LA CIUDAD
Unas últimas conclusiones:
Hacer ciudad es mucho más que hacer urbanismo
Placemaking, crear espacios de calidad, no es el objetivo: el objetivo es promover proyectos que construyan comunidad, por eso no es tan importante la transformación física que producen estos proyectos, sino la transformación en las condiciones locales.
Por eso la perspectiva de prototipar soluciones, o dejar que se desarrollen actuaciones pilotadas por la propia comunidad, es una forma de comprobar en condiciones reales la oportunidad de las intervenciones. La experimentación informa el diseño final.
La creatividad es capaz de inspirar cambios.
Más ligero, más rápido, más barato, es un buen lema para pensar en proyectos que pueden llegar a tener un gran impacto social sin necesidad de grandes inversiones (pienso en las peatonalizaciones típicas).
Por todo ello, el derecho a la ciudad es un bien común más que un ejercicio individual de transformar la ciudad. Es la vía que nos permite pensar en reprogramar las ciudades en las que vivimos.

jueves, 24 de julio de 2014

Estrategias de reactivación transitoria de activos urbanos en desuso

La Diputación de Barcelona acaba de publicar Estrategias de reactivación transitoria de activos urbanos en desuso, un texto de hace prácticamente un año que preparé como parte de los trabajos que realicé con la Oficina Técnica de Estrategias para el Desarrollo Económico para un grupo de trabajo de municipios de la provincia interesados en estos temas. En los últimos temas le he ido dedicando menos tiempo a estas cuestiones, pero siempre está presente y de alguna forma vuelve en forma de conferencias o de próximas actividades a final de año (que podré compartir pronto cuando se cierre un poco más el tema).


El artículo propone un marco estratégico para comprender los beneficios de proyectos de reactivación temporal de activos (espacios públicos, equipamientos, edificios,…) en desuso y cómo alinearlos con las políticas locales. Desde esta perspectiva, el documento trata de sistematizar las posibilidades de usos y funciones de espacios sin un uso real, infrautilizados o en espera del cumplimiento de su uso previsto. A modo de catálogo incompleto de actuaciones potenciales, quiere servir a los gobiernos locales como primera aproximación ordenada a una tipología de proyectos de activación urbana que están recibiendo un creciente interés por parte de gestores públicos, agentes sociales, propietarios privados y profesionales que, desde procedencias diversas (promoción económica, dinamización socio-cultural, urbanismo,…), entienden que suponen una oportunidad de promover nuevas actividades en el contexto actual.

El presente documento trata de sistematizar las posibilidades de usos y funciones de reactivación temporal de determinados espacios y equipamientos públicos. Esta propuesta clarificatoria, a modo de catálogo incompleto de actuaciones potenciales, quiere servir a los gobiernos locales como primera aproximación ordenada a una tipología de proyectos de activación urbana con sus propias particularidades. En los últimos años, casi a contracorriente frente a una forma de pensar el territorio y la ciudad excesivamente centrada en la expansión, la creación de nuevos equipamientos y la edificación, se ha conformado una importante base de experiencias y tipologías de proyectos con una visión alternativa sobre el papel de la ciudadanía en la propia construcción de la ciudad desde sus espacios más cercanos. Estas propuestas son las protagonistas de este documento, y pasan desde estrategias de apropiación colectiva para la revitalización de solares abandonados o la activación de espacios públicos hasta la reutilización de edificios industriales y otros equipamientos para dotarlos de usos alternativos.

Desde la perspectiva del urbanismo adaptativo en la que se centra el artículo, estos proyectos sitúan la necesidad de adaptar no sólo la práctica urbanística y el diseño urbano sino también las políticas locales de proximidad a una realidad en la que este abandono o infrautilización suponen un coste de oportunidad y una ventana abierta a nuevos usos para activar todas las capacidades físicas de la ciudad a las necesidades sociales y comunitarias.

Puedes descargarlo aquí.

jueves, 17 de julio de 2014

The myths behind the smart city technological imaginary (PhD brief notes #1)

As mentioned before, here are some brief notes on bottom line of the PhD project I am writing. It is a mix of ideas and feeling I am encountering throughout the process and not a formal review, indeed. Even though, I hope these paragraphs still make sense and gives you a clearer perception (or helps me make the project understandable at this stage). It´s been a silent work for months and now that I am beginning to see the light, I find myself more comfortable sharing how it is progressing, but not to a point I start sharing chapter drafts. In this sense, as these last weeks have meant a rush in the writing process, I find the text still too raw and I need to go into details to clear up the mess, but not enough mess not to share these schematic indications of how the text is moving forward.

The first part of the text is based on shifting the basic answer to the question of why there is so much distance between the promises of the smart city narrative and its practical implementation. Some may say this is a matter of solving technical issues, scaling-up problems, defining new business models and value propositions, and so on. The first premise here is not about technicalities of any sort, but about conceptual flaws inherently adhered to the smart city technological imaginary. This is, in a few words, what this first chapter is all about, but it is taking me some time. Here, what is clear to me (basically, how imaginaries produce spaces), needs, as a PhD, a consistent justification via academic formalization, which is quite a struggle to me.


Then there is a more interesting part, which is the one I am currently working on harder, about the functioning of technological imaginaries and discursive regimes on public policies. I have just started to scrap the surface here and I am afraid it will be the part in which time leaks will be a big challenge. However, I feel it will be, if I am lucky enough, a step further from what others have shared more accurately. Right now, I have just been able to set a preliminary scheme of some elements:
  • Tabula rasa: building from scratch a discourse on cities without paying any attention to urban studies.
  • Between pessimism about today´s cities and urban utopianism reloaded, or how a new utopia tries to emerge (and we know how these urban imaginaries ended) to solve those tidy, messing, ungoverned cities.
  • Cities in present tense, or the outdated futurist claim that everything will change in the future, and how this posture obscures the most immediate and practical projects occurring today, much more meaningful for citizens to understand the new landscape of urban media.
  • Solutionism or why there is nothing to be solved in our cities (this way) or, if you wish, social constructivism will be more helpful to do so.
  • Agenda setting, or how the discursive regime sets the problems and, consequently, the solutions, and why we need to make the good questions.
  • What´s wrong with the new science of cities, or why it is not so new, nor so scientific.
Here, I am afraid, I will have to take some time –and I can´t think of anything more boring- to describe the imaginary I call smart cities, but nothing relevant will really come from this part, just an overview of, possibly, hidden things nobody told you about the smart cities poster child.

What it is taking a better shape is the chapter that, in fact, was the primary impulse of the PhD projects, what some months ago I called the underlying assumptions of the smart city narrative. Then it was just a first framework I wrote for Revista Papers and, as you know, it got longer than expected, and now I see it as a more complete and solid set of arguments that compose the discursive regime. I still keep the term “myths”, though I feel it needs an academic filter I am not able to accomplish, so I will probably change that for something less controvert or more handy. But the list of arguments the smart city is proposing and I want to decipher is right now:

The myth of operative efficiency: operational efficiency of local governments as the main objective, confusing the city council with the whole city, or why adding “and citizens” in the last part of your smart city claim won´t  make it nothing but an apparatus of efficient management. 
"The city is its people. We don’t make cities in order to make buildings and infrastructure. We make cities in order to come together, to create wealth, culture, more people. As social animals, we create the city to be with other people, to work, live, play. Buildings, vehicles and infrastructure are mere enablers, not drivers. They are a side-effect, a by-product, of people and culture. Of choosing the city. (…)The smart city vision, however, is focused on these second order outcomes, and often with one overriding motivation: efficiency".  Dan Hill - Essay: On the smart city; Or, a 'manifesto' for smart citizens instead
The myth of sustainability: weak use of sustainability claims, without an overall understanding of environmental implications and with poor attention on some background knowledge from urban ecology.
 “The Masdar City project is covered by a thick layer of discourses concealing this economic domination, and it is not easy to detect its essence. The image of the city is constructed according to the broader sustainability ideology, made of concepts and symbols portraying an ideal urban development in balance with nature. All despite the fact that the ecological performance of the city remains a mystery, and projections are based on a never realized project maimed by the utopian paradox”. Federico Cugurullo - How to Build a Sandcastle: An Analysis of the Genesis and Development of Masdar City 
The myth of simplification: useless simplification of urban complexity, or the obsession with magical equations and algorithms that will make it possible to get rid of those unreliable human beings.
"I see citizens mocking the homogenising of static urban data infrastructures and rejecting their bids to handle cities' "super wicked" messes through reductivist approaches to data. What we decide to measure, how we decide to measure, and why we decide to measure -- these questions are vital for Grub City citizens, who craft and perform data "badly" and "messily", because that enables invention unanticipated by planners". Usman Haque - Messiness will inevitably arise in spite of smart cities
The myth of data neutrality: a tiring discussion to be held at this time, when this was supposed to be a common ground, but it is so easy to send the message of how data will make decisions objective, neutral and peaceful. Keep trying, Sísifo, but this won´t happen and this is not the way life works. 
"(…) the data streams generated  by the Sentient city may seem like instances of objective data gathering, whereas in reality they are far from it. For starters, the decision regarding which data to collect and which to ignore and how to classify it, is already a highly political choice. Next, the data generatd by the Sentient city is interpreted by software algorithms and actuation devices, and there is nothing objective about that either: is is a highly normative process, where subjective values, legal codes and power relations are turned into software codde on the base of which sentient technology ddecides, acts and discriminates”Martijn de Waal - The urban culture of sentient cities: from an internet of things to a public sphere of things
The myth of depolitization: as a consequence of the latter, politicians can be seduced with a perfect scenario: no more political debate, the end of History and how governing cities will be a managerial issue...unless you realize choices, priorities and conflicts will remain as usual, as it always was. Because data won´t prevent you from asking the right questions.
Becoming a smarter city implies giving priority to investments in technology while technology-poor affordable housing or sewage systems are arguably more urgent in many of the world’s cities. Priority-making is of course not an apolitical matter, but the very core of municipal politics”.Ola Söderström, Till Paasche and Francisco Klauser - Smart cities as corporate storytelling
The myth of technological sufficiency: over-representation of technology hides the need to address non-technological issues that are the core part of most urban conflicts, and how design, regulation, politics, social behaviour and so on imprint a more profound trace in urban life problems than infrastructures.
The broader point is that not one of the technological interventions we encounter in these visions is autonomous. If the way we actually experience touchless entry systems, CCTV cameras, dynamic parking schemes, adaptive recycling bins and the other smart-city paraphernalia we´re routinely presented with depends on the specific performative qualities of the technical systems involved, it also depends on the ways in which these qualities mesh, or fail to mesh, with local practices, activities, laws and habits. All of these operate in ensemble to produce meaning. The minutiae of business models, pricing plans, tariffs, spectrum-allocation policy, or the internal organization of bureaucracies will have as much to do with a given presentation´s prospects for success as anything listed on a product spec sheet. And this makes individual technologies very, very hard to dissect out, consider in isolation or successfully transplant”. Adam Greenfield – Against the smart city

The myth of the intrinsic desirability, or how the ideology of technological enthusiasm infiltrates the message of “Do you really want to be the last one to be smart”?
The first tenet of our new civics is that we should never default to smart technology as the solution. It´s tempting to think that new gadgets always offer better solutions to old problems. But they are just another set of tools in an already well-equipped box. (...)Treat smart as an add-on, an upgrade, and not the end itself. The best thing about smart technologies is that you don´t have to clear-cut your existing city to make way for them” Anthony Townsend – Smart cities. Big data, civic hackers and the quest for new utopia
And, finally, the newest addition to the list. The myth of system integration and how integration is not a goal itself and only leads to the quintessential representation of the smart city dream, which is nothing but an operations centre which is, well, not really new, ¿isn´t it? I still need to make the case for this one.

The final part of the text is, obviously, an attempt to build different imaginary. What kind of concepts should we work with to think cities in a networked society in a different way? This is still in a very draft manner and won´t progress in the next few weeks while I refine the previous parts, but it will be the funniest one and, just for now, it only smells like something similar to what I wrote for the Smart Citizens book.

martes, 15 de julio de 2014

Discursive regime of the smart city. Selected bibliography

Here is a brief list of books and articles I have been dealing with to complete the first stage of the PhD project on the technological imaginary in the discursive regime of the smart city. I am more than happy that these last few weeks have meant a substantial progress and the core framework is ready to go for deeper details. I will share here the basic structure I am working with, as an improved version of the six concepts underlying the smart cty discourse that served as a first step some months ago. Now this conceptual dissection is getting more solid with a better structured analysis on the implictions of this imaginary. In the meantime, this is a selected compilation of some of the readings that have been more helpful so far.
Norwich council takes delivery of its first computer 
BATTY, Michael (2013) The New Science of Cities. Cambridge, MA: The MIT Press.
CUGURULLO, Federico (2013) “How to Build a Sandcastle: An Analysis of the Genesis and Development of Masdar City”, en Journal of Urban Technology, Volume 20, Issue 1
DEAKIN, Mark y Husman Al WAER (2012) From intelligent to smart cities, Routledge, Londres
DE LANGE, Michiel, y Martijn DE WAAL (2012) Ownership in the Hybrid City, Virtueel Platform, Amsterdam
DE WAAL, Martijn (2011a) “The ideas and ideals in urban media theory”, en FOTH, Marcus, Laura FORLANO, Christine SATCHELL y Martin GIBBS (eds.) (2011). From Social Butterfly to Engaged Citizen: Urban Informatics, Social Media, Ubiquitous Computing, and Mobile Technology to Support Citizen Engagement, MIT Press, Cambridge
DE WAAL, Martijn (2011b) “The urban culture of sentient cities: from an internet of things to a public sphere of things”, en Sentient City. Ubiquitous Computing, Architecture, and the Future of Urban Space, MIT Press, Cambridge
DE WAAL, Martijn (2013) The city as interface. How new media are changing the city, Nai 010, Rotterdam
FOTH, Marcus, Laura FORLANO, Christine SATCHELL y Martin GIBBS (eds.) (2011) From Social Butterfly to Engaged Citizen: Urban Informatics, Social Media, Ubiquitous Computing, and Mobile Technology to Support Citizen Engagement, MIT Press, Cambridge
GALLOWAY, Anne (2008), A Brief History of the Future of Urban Computing and Locative Media, disertación de tesis doctoral, Carleton University Ottawa
GREENFIELD, Adam (2006) Everyware: The Dawning Age of Ubiquitous Computing, New Riders Publishing, Berkeley
GREENFIELD, Adam y Mark SHEPARD (2007) Urban computing and its discontents, situated Technologies Pamphets 1, The Architectural League of New York, New York
GREENFIELD, Adam (2013) Against the smart city, 1.3 edition. Pamphlet.  Do Projects.
HAQUE, Usman (2012) “What is a city that it would be smart?”, en City in a box Volume 34
HEMMENT, Drew y Anthony TOWNSEND (2013), Smart citizens, Future Everything, Manchester
HILL, Dan (2012)”The city that smart citizens built”, en City in a box Volume 34
HOLLANDS, Robert (2008) Will the real smart city please stand up? City: Analysis of Urban Trends, Culture, Theory, Policy, Action 12(3): 303–320.
IVESON, Kurt (2011) “Mobile media and the strategies of urban citizenship: discipline, responsibilisation, politicisation", en FOTH, Marcus, Laura FORLANO, Christine SATCHELL y Martin GIBBS (eds.) (2011). From Social Butterfly to Engaged Citizen: Urban Informatics, Social Media, Ubiquitous Computing, and Mobile Technology to Support Citizen Engagement, MIT Press, Cambridge
KAHN, Omar (2011) “Interaction anxieties”, en Sentient City. Ubiquitous Computing, Architecture, and the Future of Urban Space, MIT Press, Cambridge
KITCHIN, Rob y Martin DODGE (2011) Code/Space. Software and Everyday Life, MIT Press, Cambridge
KITCHIN, Rob (2014) “The Real-time City? Big Data and Smart Urbanism.” Geo Journal 79: 1–14.
MITCHELL, William (1996) City of Bits: Space, Place, and the Infobahn, MIT Press, Cambridge
MITCHELL, William J. y Federico CASALEGNO (2008) Connected sustainable cities, MIT Mobile Experience Lab Publishing, Cambridge
MUMFORD, Lewis (1998) Técnica y civilización, Alianza, Madrid
PROVOOST, Michelle (2012) “Why build new towns”, en City in a box Volume 34
REISZ, Todd (2012) “Pipe dreams and real dreams”, en City in a box Volume 34
SHEPARD, Adam (2011) Sentient City. Ubiquitous Computing, Architecture, and the Future of Urban Space, MIT Press, Cambridge
SIUPSINSKAS, Matas y Brendan CORMIER (2012 “Corporate urban visions”, en City in a box Volume 34
SIUPSINSKAS, Matas (2012) “New town networks”, en City in a box Volume 34
SHWAYRI Sofia T. (2013) “A Model Korean Ubiquitous Eco-City? The Politics of Making Songdo”, en Journal of Urban Technology, Volume 20, Issue 1
TOWNSEND, Anthony (2013) Smart Cities: Big Data, Civic Hackers, and the Quest for a New Utopia. New York: W. W. Norton & Company.
VANSTIPHOUT, Walter (2012) “Nothing more political”, en City in a box Volume 34
WEISER, Mark (1991), “The computer for the 21st century”, en Scientific American, Septiembre 1991: 94-104
WIENER, Langdon (1987) La ballena y el reactor. Una búsqueda de los límites en la era de la alta tecnología, GEDISA, Madrid

miércoles, 2 de julio de 2014

Tesis. Imaginarios tecnológicos en la ciudad conectada

Como ya he ido comentado alguna vez en el blog, desde hace unos meses estoy trabajando en la tesis doctoral. Viejo proyecto aparcado allá por 2002 tras realizar los cursos de doctorado, con esta nueva fase profesional y personal se abría una oportunidad para tener un aliciente para escribir la tesis. Cosas de los diferentes planes de estudios que ha habido mientras estaba fuera del mundo universitario, ¡qué mejor aliciente que tener el plazo de febrero de 2016 para completarla!

No es una ambición académica. No me interesa nada la carrera académica, entre otras cosas porque estar fuera de ella durante tanto tiempo te convierte en un completo outsider y, esta es mi experiencia e impresión, una vez que estás fuera (y he estado fuera durante doce años), las barreras de entrada son absolutas. Al menos, tal como hemos montado el sistema aquí.

Es más una ambición por tener una excusa para investigar, leer y escribir de manera más organizada. Echo la vista atrás y este blog ha sido una magnífica herramienta para mis investigaciones, siempre de manera intuitiva, desorganizada y poco sistemática. Pero el paso de los años ha ido dejando un poso que quería aprovechar para estructurar mejor algunas cosas. Porque, a pesar de estar fuera de la academia y haberme dedicado a esa cosa genérica llamada consultoría en cualquiera de sus formas, me siento principalmente investigador. Investigador simplemente como resumen de un impulso personal primario: leer y escribir antes de tener una opinión formada (y ni siquiera por tenerla). Investigador artesanal quizá.


Pero también hay una razón más práctica. De la misma forma que no veo razón alguna para aspirar a entrar en la universidad en España, la tesis doctoral es un salvoconducto, un título habilitante, un identificador, un pasaporte. Es así. Te reconocen como doctor o nada. Y en estos meses, en dos momentos la oportunidad de salir a trabajar fuera se ha presentado muy cercana y, entre otras razones, no tener la tesis ha supuesto un obstáculo para algo que tarde o temprano se dará tal como andan las cosas por aquí. De mientras, la tesis es un incentivo, una excusa para construir una rutina de investigación y desarrollar un algo con sentido. Así de anti-académico siento que es el inicio, pero suficientemente estimulante.

Al mismo tiempo, también apostaría ahora a que no la termino, al menos en el plazo previsto. Estoy convencido, pero tengo que auto-engañarme. No importa si no llego. Sólo por el esfuerzo que está suponiendo en forma de producción de textos y de solidificar ideas, ya está valiendo la pena. Pero es cierto que en el día a día, la rutina es difícil de conseguir. Y el tiempo también es escaso entre viajes, proyectos y cuidados. De la misma forma, cambiar el registro a un formato y a un tono académico es casi una tortura, acostumbrado como estoy a formatos más ligeros y menos encorsetados. Por eso también creo que estoy aún en modo muy poco académico y creo que en el fondo, el problema no será el plazo sino simplemente llegar a la conclusión de que “esto no es una tesis doctoral”. Y tampoco importará mucho.

Otra cuestión ha sido elegir el tema de la tesis. Inicialmente aposté por el tema del urbanismo adaptativo y, en concreto, las formas institucionales y normativas de flexibilizar el urbanismo para admitir usos transitorios y otra serie de apropiaciones del espacio y el equipamiento público en desuso. Pero durante el proceso para matricular la tesis –durante el cual, por cierto, descubrí que hasta algo tan simple se puede convertir en una gran aventura en la universidad española si pretendes cambiar de facultad, de estudios de procedencia, etc., hasta el punto de perder un buen tiempo en el intento- he estado centrado en otros temas. En especial, la preparación de dos artículos (Smart cities of the future? It is already happening, but not in the way we are being toldLa desilusión de las smart cities) me llevo a cambiar de idea, sobre todo cuando el último fue tomando unas dimensiones mayores de las esperadas.

Así que definitivamente, desde hace unos meses y posiblemente durante los próximos diez, una buena parte del tiempo irá dedicada a trabajar sobre Imaginarios tecnológicos en la ciudad conectada. Un título aún provisional, pero suficiente para centrar el tema.


El planteamiento de la tesis se basa en la revisión del discurso subyacente en la visión predominante de las smart cities como imaginario tecnológico dominante en la ciudad contemporánea. El objetivo principal es ofrecer un marco de análisis para comprender las preconcepciones que están detrás de esta determinada visión del papel de las tecnologías digitales en las ciudades. Este imaginario discursivo y práctico remite a la eficiencia en el consumo de recursos, la eficiencia en la gestión de los servicios públicos, la automatización y predicción de comportamientos y necesidades o la reducción de la complejidad urbana a una serie de variables críticas, aspectos centrales en la configuración de las políticas urbanas.

El trabajo propone una lectura desde las políticas públicas sobre la inteligencia urbana y el reconocimiento de una utilización de las tecnologías digitales que ya está sucediendo y que no pasa necesariamente por la mediación de las instituciones -ni forma parte de los proyectos de inversión-marketing de las smart cities- pero que ofrece nuevas posibilidades de colaboración y organización colectiva aprovechando las tecnologías en red para construir un imaginario tecnológico cercano a la experiencia cotidiana de la vida en la ciudad.

Percibo que desarrollar un trabajo así fuera de la vida universitaria (con sus congresos, seminarios, publicación de artículos, docencia,…) dificulta mucho las cosas. Las opciones para contrastar con otras personas, para discutir o descubrir nuevas ideas, para encontrar plazos intermedios a través de los cuáles avanzar nuevos textos, disponer de contactos habituales con otros centros de investigación,…son opciones que, sin disponer de ellas, me parecen muy útiles o, al menos, un aliciente para no distraerse y mantener el pulso. Alone in the wilderness. A cambio, supongo que tengo que buscarme mis propios espacios. Las conferencias siempre han sido un buen aliciente, al igual que los artículos que me piden de vez en cuando. En este último caso, el compromiso de aportar un artículo para el próximo número de Arte y políticas de identidad: La ciudad como interfaz: arte, juego y tecnología en el espacio público, es la principal excusa a corto plazo, de manera que el verano, igual que el año pasado, y contra todo pronóstico, se convierte en un periodo productivo para avanzar. También la participación en algunos de los proyectos en los que estoy involucrado (UrbanIxD, Madrid Laboratorio Urbano,…) sirven igualmente no sólo para “quitarme tiempo” para la tesis, sino para poder tener pequeños espacios de relación con otras personas, colectivos, instituciones y profesionales que son inspiración y aliciente para seguir avanzando.

Como aspiración, sí me gustaría que durante los próximos meses encuentre la forma de organizar algún tipo de actividad alrededor de la investigación en forma de seminarios o encuentros de trabajo. De nuevo, algo que intuyo sería mucho más fácil dentro de la universidad, pero no es el caso. En un mundo ideal, sería genial poder contar con un espacio de trabajo y discusión con algunos autores que están influyendo mucho en el avance de la investigación, para poder discutir y avanzar conceptos que estoy trabajando. Pero, de mientras, algunos encuentros como el último para el booksprint del que salió Urban interaction design: towards city-making me van salvando la papeleta. Por supuesto, también está el director de tesis, Imanol Zubero, que me está poniendo todas las facilidades posibles.

En su momento, pensé en abrir un canal de difusión para abrir la investigación. Sin embargo, por economía de tiempo y salud mental, lo he descartado. Al fin y al cabo, para eso ya está este blog y los diferentes canales que lo alimentan (Tumblr, Delicious, Twitter,…). Seguramente por eso el blog últimamente respira mucho este tema y sería complicarme mucho la vida publicar notas de investigación, reseñas de lecturas y demás en un espacio específico. Pero no descarto que aparezcan de forma esporádica en el blog, sobre todo pensando en ir publicando borradores o avances de algunos capítulos, compartiendo bibliografía, etc.

Así que este es el plan.

miércoles, 18 de junio de 2014

Urban Interaction Design - Online Conversation

As a follow-up of Urban Interaction Design: Towards City Making, which meant to be a collaborative effort to set some roots to help understand the emerging field of urban interaction design and turned live some days ago as a book/pamphlet, UrbanIxD have opened an online conversation:

In this book, the eight co-authors, who come from many different backgrounds, establish what they propose as the FOUNDATIONS of urban ixd, and then they point to five TRENDS which they see as central to the field. The five trends are: Amateur Professionals Reshaping Cities, Rethinking City-Making Institutions, Urban Product and Platform Reciprocity, Sharing Tools for Sharing, Designing for Digital Ownership in Cities.
The core tenet is that a confluence of fields is happening out of necessity, and that the trends manifest themselves through activities and people working together. The book uses a wide variety from cities and organizations around the world to draw up a picture of urban ixd. The outcome traces an overall outline of emerging city making practices which in some ways are challenging established urban planning.
Along with Tobias Revell and Han Pham, and hosted by Martin Brynskov, I will be part of the conversation for the next ten days, discussing the character and relevance of the emerging field of urban interaction design. You can follow the conversation as a series of question-responses rounds and let´s see how the experiment works. You can comment or contribute directly on the site as the three of us share our thoughts.

martes, 17 de junio de 2014

Discursos emergentes para un nuevo urbanismo. Presentación de #Papers57, hoy en Barcelona y por streaming

Tras la reciente publicación del número 57 de la Revista Papers con el título Discursos emergentes para un nuevo urbanismo, hoy va a tener lugar en Barcelona una jornada de presentación y discusión de sus contenidos. La jornada empezará a las 19:00, se celebrará en en el auditorio del pati Mannig (c/ Montalegre, 7 Barcelona) y participaran Xavier Boneta (Diputación de Barcelona y coordinador del número), Maria Buhigas (arquitecta de Urban-Facts), Josep Maria Carreras (director del servicio de Urbanismo del Área Metropolitana de Barcelona), Albert Civit (gerente de Hàbitat Urbà del Ajuntament de Barcelona), Ricard Pié (arquitecto y catedrático de la UPC), Joan Trullén (director de la revista Papers).

Si estás en Barcelona, puede ser un buen momento para conocer cómo ven los diferentes artículos personas relacionadas con el tema pero que no forman parte de la lista de autores. En realidad, más que una presentación al uso, el esquema de debate quiere servir para poner en discusión las propuestas contenidas en el número y, de manera general, algunos de los planteamientos comunes a todo el número: la cuestión generacional, la dicotomía técnica vs. política o la evidencias de un cambio de paradigma.

Y lo mejor es que si no puedes acudir hoy al acto, siempre te quedará la oportunidad de seguirlo hoy por streaming y también se programarán sesiones temáticas (siguiendo cada uno de los artículos de la revista) por Hangout en los próximos meses (más info aquí). Puedes seguir el hashtag en Twitter #Papers57 para seguir las novedades (por ejemplo, el enlace para ver la sesión por streaming).

Como recordarás si has seguido el blog últimamente, he tenido la suerte de participar en este número con el artículo La desilusión de las smart cities. Está sucediendo, pero no en la forma en la que nos lo han contado, que fui troceando además en sus tres partes principales:


jueves, 12 de junio de 2014

Urban interaction design: towards city making

Ya está disponible la publicación Urban interaction design: towards city making, un esfuerzo colectivo del que he tenido la suerte de tomar parte. Fue a finales de marzo cuando un grupo de ocho personas nos reunimos en Neuhausen (Alemania, en el medio de la nada) con el objetivo de elaborar un texto en cinco días alrededor de las cuestiones que están detrás de la exploración que está llevando a cabo el proyecto UrbanIxD. Siguiendo la metodología booksprint, aplicada en este caso a la investigación en TIC, partíamos de unas premisas básicas:
  • Personas de diferentes disciplinas, recorridos, etc.
  • Ningún tipo de trabajo previo, más allá de conocer el planteamiento general del método, el objetivo (finalizar el encuentro con un texto acabado) y el tema.
  • Cinco días para conceptualizar, debatir, acordar, escribir, refinar, corregir, etc. 
  • Y una ambición básica: producir un material que, bajo estas condiciones de inmediatez e improvisación, pudiera tener sentido como proposición y definición del campo del urban interaction design

La realidad es que, varias semanas después de aquello, el texto hoy sigue teniendo sentido pero es evidente que no puede reflejar los debates, discusiones y desencuentros que formaron parte del proceso colaborativo de desarrollo. De hecho, uno de los argumentos centrales del texto es la convergencia de diferentes disciplinas hacia nuevas prácticas y nuevas maneras de entender los proyectos en el espacio urbano, una mezcla consustancialmente difícil de definir entre los estudio urbanos y sociales, las ciencias de la computación, el activismo, las practicas artísticas, etc. Toda esa amalgama de nuevas formas de acción darían forma a ese urban interaction design que, de hecho, tiene diferentes matices para cada uno de los que participamos en el desarrollo del libro. Pero también cada lector del libro podrá encontrar sus propios matices y desacuerdos con muchos de los planteamientos de texto. Esto es sólo el reflejo de dos cosas: la propia rapidez del método y también la emergencia del tema.

En cualquier caso, caracterizar estas conexiones de nuevas formas de intervención en la ciudad en la sociedad conectada es el objetivo básico del texto, pero además se adentra en una selección parcial de retos en el diseño de proyectos y procesos que faciliten formas de interacción en la ciudad en cualquiera de sus formas. Se trata de la segunda parte del texto y ha resultado ser algo pesada y académica, aunque creo que también tiene mucho valor para entender el potencial de herramientas y métodos que están detrás del  urban interaction design.

Foundations
  • Becoming a Field from Many Traditions
  • Approaches and Methods
  • The City as an Urban Interaction Design Platform
  • Illustrating the Confluence
Trends
  • Amateur Professionals Reshaping Cities
  • Rethinking City-Making Institutions
  • Urban Product and Platform Reciprocity
  • Sharing Tools for Sharing
  • Designing for Digital Ownership in Cities
BS4ICTRSRCH_2013
Más allá del contenido, lo más interesante a destacar es el propio proceso que seguimos. Algo difícil de compartir o explicar. Creo que si llegamos a un final reconocible con un texto acabado (más allá del proceso de edición y diseño que ha venido después), se debe fundamentalmente a un magnífico trabajo de Barbara Rühling y el resto del equipo (Donna, Rachel, Henrik,...). Un modelo de facilitación de las sesiones muy bien equilibrado entre darnos margen para trabajo individual junto con un intenso pero relajado proceso de discusión colectiva y redacción compartida de decenas de versiones sobre prácticamente cada capítulo. Un modelo de facilitación poco intrusivo con los que estábamos echando humo por la cabeza (y por los orrdenadores) pero muy afinado también para evolucionar sin prisas ni stress. Todos los que estuvimos implicados (Juan Carlos Carvajal, Henrik Korsgaard, Manu FernándezIngrid Mulder, Katarzyna Piskorek, Lea Rekow, Martijn de Waal y Martin Brynskov) le debemos mucho a este método.

Total, que aquí está el resultado de este experimento y creo que es un buen material. Es incompleto y refleja muchas dudas que surgieron durante esa semana de marzo. Pero puede ser un punto de encuentro de formas convergentes de actuar en proyectos en la ciudad o, en general, para crear nuevas formas para la vida colectiva.  Para mí al menos, supone un asidero para entender dónde convergen temas que trabajo y que a veces parecen tan desconectados.


How do you describe emerging trends within a forming field? In this book, you will find a distilled conversation, filtered through the collective and embodied practises and experiences of eight diverse individuals. We cannot claim that the result is a perfect representation of the current situation. However, because of the experience, commitment and generosity of the contributors, this book does now exist. We have, in our hands and online, an attempt to characterise and discuss the emerging trends within urban interaction design, freely available for anyone to read, reflect upon and improve.

This book is an effort to explore the newly emerging field of urban interaction design that addresses these issues. In the first part of the book, 'Foundations', we look into its origins. Where do its practitioners come from? How are they working together? What methodologies do they bring to the table? What are the key concepts they are addressing in their work? In the second part of the book named 'Trends', we go into current developments in the networked city and how urban interaction design as a field addresses these. Taken together, these sections will not give the definite definition or overview of this field. But hopefully there's enough in here to convincingly claim that the further development of the field matters.

This publication is the result of the interaction between two projects: the UrbanIxD project, with the subtitle 'Designing Human Interactions in the Networked City', and the Book Sprints for ICT Research project organised by the FLOSS Manuals Foundation.

miércoles, 4 de junio de 2014

Espacio Público y Participación Ciudadana (Santander, 30 de julio)

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en el marco de sus cursos de verano, ha organizado un próximo curso relacionado con la sostenibilidad urbana en el que tendré la oportunidad de participar. Bajo la dirección del Plan Estratégico de Santander y el Banco Interamericano de Desarrollo, tendrá lugar del 28 de julio al 1 de agosto con el siguiente programa:

28 de Julio de 2014  
  • La ciudad como epicentro de desarrollo económico. 
  • El fenómeno de urbanización a nivel global, y el caso de América Latina. 
  • Modelo de planificación para la Sostenibilidad de ciudades del BID 
29 de Julio de 2014 
  • La Sostenibilidad Ambiental y Climática 
30 de Julio de 2014 
  • Espacio público y participación ciudadana 
  • Diseño Urbano, Sostenible e Integral 
  • La movilidad y el desarrollo urbano como elementos de planificación conjunta 
  • El desarrollo de aplicaciones inteligentes para mejorar la gestión integral de ciudades: La Ciudad Inteligente 
31 de Julio de 2014 
  • La Sostenibilidad Fiscal y Gobernabilidad 
  • Financiación de infraestructura 
  • Casos y Experiencias Internacionales 

1 de Agosto de 2014 
  • Visión de los bancos de desarrollo sobre la sostenibilidad de Ciudades 
Yo participaré en la sesión dedicada al espacio público y la participación ciudadana (30 de julio) y estoy empezando a preparar la intervención, así que seguramente en los próximos días iré publicando en el blog las ideas que surjan en el proceso.

Puedes acceder aquí al programa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...