martes, 26 de abril de 2016

Smart cities as socio-technical imaginary

Until now I could not find the time to post this English summary of my PhD dissertation (December 2015) titled The smart city as socio-technical imaginary. The prefabrication of the urban digital utopia (La smart city como imaginario socio-tecnológico. La construción de la utopía urbana digital).
---
The work conducted in 2013-2015 is aimed at reviewing the underlying assumptions at the prevailing discourse of smart cities as technological narrative and its implications for the contemporary urban agenda. The main objective is to provide an analytical framework for understanding the preconceptions that are behind the narrative of smart cities as it has been presented by its leading proponents. This discursive and practical imaginary refers to a series of theoretical concepts and assumptions with crucial implications in shaping urban but have been poorly attended so far in the mainstream storytelling. These elements are framed by the dominant players through a new discursive regime about cities and technology, with some immediate impact on city life and the role of urban policies.

The text proposes an understanding of the smart city narrative from its implications for public policies and in the light of social sciences. We develop a dissection of its explicit arguments and implied consequences typically pitched as self-fulfilled benefits. To do so, the concept of myth as ideological signifiers supporting this narrative is used to detect how the promises of sustainability, optimization, integration, etc. work to legitimate discourses, projects and initiatives. Based on its characterization as a hegemonic imaginary, we depict the ability of this discursive regime to move from the symbolic to the embodiment through projects that are transforming urban relations, spaces and ideologies around cities and technology.

Building upon this depiction of how the smart city discourse works, the text frames possible counter-hegemonic of the connected city and the possibility of finding and building other narratives and other visions that can widen this imaginary to bring it closer to the social conditions of the connected society and make it more meaningful. These under-represented practices in the hegemonic rhetoric offer new possibilities for collaboration and collective organization.

The text is structured into 5 parts, as follows:

PART I. PURPOSE OF THE STUDY AND RESEARCH DESIGN
Here we establish the object of study, the basis for the recognition of the digital trace of life in cities through different devices, infrastructure, services and flows that characterize the connected society. This serves to locate the context in which the smart city new storytelling emerges as representation of the contemporary city. Its problematization, its features (polysemy and hegemony, mainly) and the reasons from academic literature can be found for questioning are delimited, as well as its significant influence in the shift of the current agenda of cities and urban studies. In the same way, the research problem we wanted to solve initially arises: insufficient and problematic character of the smart city as a paradigm for understanding the dynamics of technological transition.

PART II. SMART CITY AND ITS DISCONTENTS
This chapter is aimed at building a conceptual framework to bring together the various criticisms and questionings that have emerged around the smart city as a generic discursive description of the networked city. This is not purely a descriptive exercise of what a smart city is, or even a compilation of projects or initiatives usually attached to the smart city narrative or self-proclaimed smart projects. We are not facing a recapitulation, a systematic state of the art or a technical assessment of its promises. On the contrary, based on our interest in putting the smart city in the light of social studies, we try to outline how this narrative is influencing urban policies. To do this, we link the smart city to deeper discussions related to the digital society, from new epistemologies derived from big data to the influence of the Californian ideology in the way we consume digital experiences and even activism in the network, through the comparison to other recent utopias or the incardination of the smart city in certain categories such as social representation of the city. In any case, despite what was stated above, this section includes a selective overview of the practical implementation of the intelligent city, as the types of projects selected are those that will help build the next section of the text. Without pretending to be a state of the art on the degree of development of the smart city or a categorization of different types of projects, we aim to depict the projects that have served as mainstream references for setting the imaginary through proposals that have achieved a great media attention. Thus, we draw a panorama that unfolds in both the ideological and narrative field and in the field of project implementation.

PART III. THE SMART CITY DISCOURSE ANALYSIS
This chapter constitutes the main contribution. It implies a systematization of arguments that are usually assumed and reproduced as the foundational features of smart cities and smartmentality. These arguments work as narrative myths on two levels: as explicit proclamations of the benefits of smart projects and as underlying assumptions implicit in the consequences of the smart city realization. The use of the myth here may seem at first glance a subjective or even cynical assessment. However, it helps us understand how social narratives automatically transmit values and cultural representations, promote make self-explanatory promises and hide the possibility of questioning. In this regard, the reference to the myth does not imply a refutation of the possible veracity or relevance of the smart city, but attempts to highlight the way in which any kind of social imaginary works, especially when they entail idealistic views about technology as it is our case. The set of myths presented here aims to provide a systematic overview of different levels of critical argument that the smart city has raised almost since it began to occupy a dominant position. In this sense, the chapter is a contribution by proposing a complete systematic of different positions that have already been advanced by other authors or from specific disciplines but not sufficiently ordered together. These myths, in short, are:
  1. The myth of operational efficiency: the obsession with optimization as the sole objective of urban services
  2. The myth of sustainability: the claim to a weak sustainability thinking based on behaviour irresponsibility
  3. The myth of economic competitiveness: technological accumulation as economic development factor
  4. The myth of integration: the pursue of a perfectly integrated infrastructures and a seamless urban experience
  5. The myth of simplification: reducing urban complexity to simulation models instead of thinking cities as wicked problems
  6. The myth of big data neutrality: the fiction of an aseptic, bias-free, objective and perfect knowledge through data.
  7. The myth of depoliticization: the ambition to reach a post-political scenario of urban management and control.
  8. The myth of technological smugness: identification of technology as the critical factor to solve any urban issue.
  9. The myth of intrinsic desirability: the inescapable and undisputable technological progress.
PART IV. URBANIZING TECHNOLOGY
This chapter intends to approach other relevant layers of discourse in understanding the digital skin of the city and the impact of the connected society in the way that cities work. In addition to offering a vindication of the multiplicity of narratives in pluralistic societies, the chapter focuses on some socio-technical practices in which we note a potential not enough acknowledged (urban interaction deisgn, city-making, media labs, urban media,...) . Thus, having affirmed the hegemonic nature of the smart city, at this point of the research the text proposes some criteria and concepts that build or recognize a counter-hegemonic discursive regime already operating, albeit outside the dominant discursive regime.

PART V. CONCLUSIONS AND RECOMENDATIONS
This last chapter suggests a number of conclusions and elements for future research of the city in the digital society. This section can be read as an open list of topics for a research agenda that complements the connected city or, where appropriate, exceed myths noted above.

In short, this research is intended as a criticism of a proposal for a new urban model that has established itself as dominant reference to explain the contemporary technological basis of city thinking.

More info:


Ciudades inteligentes: retos de diseño para las políticas urbanas

El jueves 5 de mayo comienza el curso “Enginyeria de la Ciutat Intel·ligent”, organizado por el Colegio de Ingenieros de Caminos de Cataluña. El primer módulo del curso incluye una jornada abierta en la que participaré con una aportación que he titulado Ciudades inteligentes: retos de diseño para las políticas urbanas. Básicamente, pretendo plantear algunas preguntas, a partir de la estructura de los mitos discursivos que planteo en la tesis, en torno a la forma en que se diseñan servicios inteligentes, sobre todo desde el punto de vista de la sostenibilidad o la ambición de la integración de infraestructuras.




Este es el programa:
16h – 18h | Lección inaugural:

  • Jordi Julià: La formación de la ciudad: Barcelona.
  • Alvaro Nicolás: El nuevo paradigma de la ciudad inteligente.

18h-18:30h | Coffee-Break
18:30h – 19:30h | Debate: La ciudad inteligente:

  • Pilar Conesa: Cómo hacer una ciudad más vivible, social y colaborativa.
  • Wouter Tebbens: ¿Cómo democratizar la ciudad inteligente?
  • Manu Fernández: El smart city como imaginario socio-tecnológico.

19:30h-20h | Inauguración oficial del curso:
  • Oriol Altisench, Decano del Colegio de Ingenieros de Caminos de Cataluña.

lunes, 25 de abril de 2016

Libro. Sharing cities

Las cosas van muy rápido. Se presentan como un desconcertante caos que apunta a cambios sociales y políticos incoherentes entre sí o, al menos, ambivalentes. Apuntamos a tendencias en las prioridades y expectativas sociales y de consumo de las nuevas generaciones, a la ruptura de los modelos tradicionales de muchos sectores económicos, a la emergencia de nuevas formas de acción colectiva, a la llegada a las instituciones de nuevas organizaciones políticas, a las formas digitales de acción colectiva propias de la sociedad conectada, a la renovación de las demandas sociales en la ciudad,… Anótense aquí muchas otras dinámicas que tratan de describir qué hay de nuevo en nuestras ciudades y encontraremos una gran variedad de realidades que reflejan una nueva realidad urbana.

Siempre empeñados en descubrir lo nuevo como si fuera un cambio paradigmático en lugar de una sucesión, una herencia o continuación histórica de la que podríamos aprender, pensar la ciudad se ha convertido en un lugar propicio para situar términos que aspiran a dar coherencia a cambios y sucesos que alguien necesita darles unidad. Esta pasión por crear términos programáticos (las ciudades utópicas) o diagnósticos ha sido constante y en los últimos tiempos se ha acrecentado. Llegaron (¿y se fueron?) las ciudades creativas, llegaron (¿dónde están?) las ciudades inteligentes y llegan ahora las ciudades colaborativas.

Sharing cities es el penúltimo término que busca darnos un marco coherente para explicar los ultimísimos cambios en la vida urbana. O la contextualización en el espacio urbano de un término más asentado como el de la sociedad colaborativa. Un término este que ha creado tanta tendencia como confusión, y que trata de explicar al mismo tiempo demasiadas cosas (y no todas necesariamente colaborativas). Por ello, las ciudades colaborativas aún necesitan explicarse mucho.
Este es el objetivo del libro Sharing cities. A case for truly smart and sustainable cities, recientemente publicado por Duncan McLaren y Julian Agyeman, quienes han unido sus bagajes en el activismo social y ecológico y la academia para construir un completo repaso de diferentes tendencias y cambios urbanos. Estamos ante un esfuerzo complejo: reunir conceptos, prácticas y proyectos urbanos de muy diferente orden y mirarlos a la luz de una posición de partida muy clara sobre cómo dar un sentido comunitario a la idea de compartir que vaya más allá del modelo monetario de tantos claroscuros que se ha transmitido a través de la llamada economía colaborativa.

De la economía colaborativa y su ejemplo paradigmático (Uber) a las ciudades compartidas hay un enorme trecho que no es fácil de saltar. No es cuestión de cambiar un sustantivo por otro y aspirar a que el adjetivo no pierda matices o, pero, pierda su sentido. Los autores son muy conscientes de ello y de ahí su empeño en construir un marco ambicioso y abierto con el objetivo de mantener la justicia social como criterio de discernimiento de dónde reside una verdadera ciudad del compartir. Desde su inicial paper preparado para Friends of the Earth en 2013 hasta convertirse en este compendio de reflexiones y tendencias de los últimos años, el libro es una magnífica referencia para evaluar los entresijos de muchas aplicaciones y servicios, teorías, artículos y proyectos municipales conexos a la idea de las ciudades colaborativas. Así, se trata de una mirada amplia, crítica y equilibrada a dinámicas expresamente conectadas al consumo colaborativo, pero también una contextualización de otras dinámicas urbanas de más tradición (desde los proyectos de reactivación de la vida pública en los espacios urbanos hasta los presupuestos participativos en el marco de la idea de las ciudades compartidas, pasando por la reivindicación de la producción colaborativa como elemento olvidado y más rompedor de la ecuación o la reclamación del papel de los municipios y la política local.

El libro está construido con una estructura compleja y puede resultar desigual en su lectura. Caben desde el análisis de estudios sociológicos sobre el papel de la confianza en las sociedades contemporáneas hasta la actualización del movimiento cooperativista en el siglo XXI, desde la contextualización de los movimientos urbanos de protesta hasta la revisión de los modelos de negocio de servicios como Uber, airBnB, etc. Por ello, el libro también cumple con su función de ser a la vez una mirada a diferentes tendencias que quieren asociarse al último término de moda y una crítica fundamentada de los cantos triunfalistas y superficiales en los que se ha apupado la economía colaborativa.

Si el libro What's Yours Is Mine: Against the Sharing Economy, de Tom Slee  es una referencia para revisar el lado oscuro de la visión más superficial de la economía colaborativa, Sharing cities supone un acercamiento crítico y propositivo al mismo tiempo sobre qué esperar de este fenómeno desde el punto de vista de la vida y la política urbana.

---
Este texto fue publicado originalmente en el blog Seres Urbanos de El País el 21 de abril con el título Sharing cities: una mirada crítica y una reivindicación.  

lunes, 11 de abril de 2016

La base física de la red: invisibilidad y privacidad

La invisibilidad es característica de las tecnologías digitales. Hasta ahora, cualquier otra gran transformación técnica de la Humanidad ha sido protagonizada por instrumentos materiales, tangibles físicamente e incluso pesados. Quizá el teléfono o el telégrafo se acerquen a esa invisibilidad pero, en último término, siempre han estado asociados a sus terminales, oficinas o líneas de comunicación visibles en nuestro día a día y, en cualquier caso, su funcionamiento es relativamente sencillo en comparación con la complejísima red de infraestructuras, protocolos, software,… sobre la que se soporta la Red. Hoy tenemos los dispositivos conectados –con el smartphone como símbolo-, pero la transformación fundamental está en la conexión inalámbrica y la transferencia de información que generan. Datos, algoritmos y código son producto y resultado de la inteligencia ofrecida por los mecanismos materiales que usamos para conectarnos. Así, el teléfono móvil inteligente se ha convertido en el ejemplo perfecto de cómo un objeto absolutamente visible y material propio de la vida conectada es, sin embargo, resultado funcional de un sistema de redes complejas e infraestructuras (centros de datos, servidores,…) invisibles y desconocidas que sostienen todo ello, pero radicalmente materiales y que conforman una geografía física de la red. Esta pérdida de conexión sensorial con la base física de la Red podría explicar nuestra dificultad para captar las consecuencias profundas del cambio tecnológico que vivimos y hace que, en el día a día, la experiencia digital esté más cerca de lo inconsciente y la sensación de tener en nuestras manos una tecnología mágica sobre la que apenas tenemos capacidad de comprender sus consecuencias, su funcionamiento básico y las prerrogativas que le cedemos a cambio de su uso.

The Internet´s undersea world

Todos estas cuestiones nos urgen a formular un modelo crítico para comprender la transición hacia una vida conectada que ha llegado de manera gradual pero abriendo importantes cuestionamientos sobre el significado de esta colonización digital. Podemos ver los sensores instalados en las farolas de alumbrado público, pagar el aparcamiento acercando nuestra tarjeta de crédito, seguir en tiempo real nuestro consumo energético o incluso, al menos entender, en qué consiste la plataforma de integración de datos que nuestro ayuntamiento está desarrollando a modo de sistema operativo. Podemos descargarnos una app en nuestro móvil, aceptar la política de cookies de una web o acordar con una empresa a través de un formulario web una determinada política de uso de nuestros datos personales. Pero aunque podamos tocar estos objetos o realizar estas acciones de manera consciente (aunque sea a golpe de clicks automáticos), su significado más íntimo en términos de quién hace qué con nuestros datos, qué control tenemos sobre las imágenes de video-vigilancia a las que estamos sometidos o por qué el buscador de información municipal nos ofrece unos datos u otros, sigue siendo una caja negra. Mucho más oscuro aún es comprender que nuestros datos personales están alojados en servidores y centros de datos de Estados Unidos, que el diseño de ese sistema operativo de nuestra ciudad tiene su cerebro (servidor) en California o quién es dueño de los cables submarinos que nos conectan a la Red mundial. Por eso, a pesar de haber descubierto recientemente que nuestra sociedad y nuestras vidas, tan beneficiadas por estar conectadas, están también sometidas a los sistemas de espionaje masivo más complejos de la Historia, nuestra sensibilidad sobre los problemas, por ejemplo, de privacidad, sigue siendo muy baja.

Bundled, Buried & Behind Closed Doors from Ben Mendelsohn on Vimeo.

Esta realidad nos señala una necesidad imperiosa de disponer de recursos críticos para abordar estos cambios desde un debate social consciente, crítico y constructivo. Precisamente por el carácter invasivo e invisible que hemos señalado, las tecnologías que hoy disfrutamos tienen la capacidad de maravillarnos, instalarse cómodamente en nuestras rutinas y ser asumidas sin mayor cuestionamiento que la conveniencia que nos producen en nuestros quehaceres diarios. Pero si bien el enorme y complejo desafío de la privacidad y la seguridad se presenta como el más significativo y sensible a nivel personal, otros muchos desafíos se presentan en el horizonte de la esfera pública y comunitaria. Estos desafíos, en la medida en que se plasman a través del imaginario de la smart city en las formas de gobierno, en los arreglos institucionales a través de los cuáles se despliegan las infraestructuras básicas de la ciudad y nuevos servicios derivados de la esfera digital o en las expectativas sobre los límites de la democracia, abren la necesidad de cuestionar las asunciones implícitas detrás de estas tecnologías. Sin entrar en más detalles que no corresponden a este texto, la esfera digital –de la que la smart city forma parte como proposición de organización social en las ciudades- nos hace, al menos mientras no nos resistamos de manera consciente, poco hábiles para comprender y reaccionar a su significado íntimo. 

viernes, 1 de abril de 2016

Week picks #26

THEATRUM MUNDI

Theatrum Mundi is a network of people from the performing and visual arts, the built environment disciplines, from across the academy and community and social collectives. Based in London, it activates projects, meetings, and research in cities around the world.

Theatrum Mundi asks questions about urban culture. Who makes it? Where does it take place? What are the politics of production and display? What are the connections between performance, design and politics, and how can those connections help us understand cities?

The aim of Theatrum Mundi, across its diverse activities, is to afford vulnerable provocation between people involved in confronting these and other questions about the condition, inequalities, and politics of urban culture today.

UTOPIAN CITIES

Indian cities are now more at the centre of debates on urban utopias than ever before. Whether for their entrepreneurial spirit, modernist planning, contested heritage claims,  or ‘smart’ visions, the Indian city has time and again narrated the story of India’s postcolonial coming of age. The future of the Indian city is shaped by its own history – where utopian visions of urban planning are continually reassembled by grassroots articulations of urban citizenship. Each of these grassroots imaginations of citizenship can be seen as a vision for a new alternative utopia. This international network brings together scholars, policy makers, planners and civil society members from India and the UK to explore alternative histories of the utopian city in India.
Alternative utopias of the future

Taking four contrasting cities – Varanasi, Chandigarh, Navi Mumbai and Nashik – this project explores how alternative utopias to top-down planning visions are envisioned at the grassroots. Grassroots imaginations of urban futures are often silenced as illegal, illegitimate, dissenting and anti-developmental. Yet at the same time, they can radically transform the rationalist planning visions that are often out of sync with everyday life at street level. Grassroots visions of urban futures are not necessarily against the city – they have different visions of urban utopias based on citizenship rights, justice and democracy. These visions are shaped by their historic, social and political engagement with city spaces and urban environments. We call these ‘alternative utopias’. We argue that these alternative utopias are key to the planning of future cities in India, at a time when it stands poised towards a radical shift to smart urbanism.

OPEN4CITIZENS

The technological development of the last decades made it possible to accumulate a large amount of data on every aspect of our public or private life.

Not many of us know that a large part of those data are publicly available: several public administrations are already publishing large data sets, that citizen could use to generate innovative applications to change the way we live, move, use the city and the territory.

There is a clear gap between the opportunities offered by the abundance of open data and the citizens’ capability to imagine new ways of using such data.

It involves citizens into a co-design process (hackathons), together with IT experts, public administrations, interest groups and start-up companies, in order to develop new services to improve urban quality and certain aspects of their everyday life. The aim of the project is to raise citizens’ awareness about the opportunity offered by open data and create a new culture of innovation in public services.

In each of the five pilot locations (Copenhagen, Karlstad, Rotterdam, Milano and Barcelona) the project will also create physical or virtual locations (OpenDataLab) that will become the reference point for all citizens and interest groups that want to propose innovative applications based on open data.

THE DEMOCRATIC SMART CITY

How can democratic values be built into technological designs for smart cities that require citizens to share data with each other as well as with commercial companies and governments? In this project, two philosophers and two social scientists will address this question in close collaboration with (ethical) engineers, representatives of neighborhood organizations, local councils, corporations and other interested individuals and groups.

In the future the majority of the world population will be living in cities. Many European governments and companies, therefore, stress the importance of creating smarter cities through the use of information technology. In these so called Smart Cities, tiny computers – embedded in streets, houses, cars, clothing and even on the bodies of city dwellers – gather data about traffic flows, consumer behavior, energy consumption and many other activities. A variety of applications that automatically analyze and use these data will make the city a large, efficiently organized and streamlined, comfortable living environment.

However, in view of the growing concern about the safety of information networks and the unequal distributions of power built into digital platforms, many European governments now strive to ensure that we create future smart cities based on democratic values. This challenge is the starting point for this project. In the next three years, researchers Dorien Zandbergen, Merel Noorman, Tsjalling Swierstra and Justus Uitermark will explore how democratic values can become part of designs for the Smart City.

Three things will be investigated:
1) How values, such as privacy, participation and ownership, can be built into technology.
2) How more people can actively discuss and decide about their own digital environment.
3) How the research findings of this project can be generalized, for instance, through a kind of certification tool that allow users of a digital system to see on which ethical considerations the system was based and to actively partake in the decision-making processes about the design of the system

---


Week picks series features different initiatives and projects I found or want to highlight on this blog. It will help me track new findings from community groups, startups or local governments working and delivering solutions relevant to the issues covered on this blog. I often bookmark them or save them on Tumblr.

jueves, 31 de marzo de 2016

No habrá libro (por ahora)

Escribí en diciembre el post Quería escribir un libro y me convertí en doctor pensando que pronto podría dar noticias sobre lo del libro. Entonces las cosas parecían bastante avanzadas y casi había un plan para tenerlo en la calle en marzo. Pero por el camino se torcieron las cosas. La falta de experiencia en estos temas, el poco tiempo para poder empeñarme más, los malos tiempos del sector editorial, quizá el propio tema,...


La cuestión es que no hay plan (por ahora) de publicar el libro tal como esperaba, con sus tapas y su papel. En el proceso, he conseguido transformar el texto de la tesis en un texto más accesible, lo cuál ha implicado un esfuerzo por sintetizar algunos párrafos, reducir al máximo las citas, dar formato diferente a las referencias y eliminar casi todas, reestructurar la lógica interna del texto, eliminar las partes metodológicas y académicas, etc. Ahora esa nueva versión está en el limbo.

Hay otras opciones, por supuesto. En realidad, el trabajo importante ya está accesible. También podría publicar extractos en el blog, aunque en este caso siento que se perdería el hilo del conjunto. Están las opciones ignotas (y esto me da pereza) de la edición digital y la auto-edición. Tendrán que esperar un poco. Creo que aún merece la pena buscarle una vida física, sobre todo por aprovechar el esfuerzo de revisión del principio de año para adaptarlo a esa versión publicable que parecía tan cercana.

Este es el índice revisado que manejo ahora:

Introducción
La smart city, ¿algo más que una moda?
1. El rastro digital de la vida en la ciudad
1.1. Una revolución tranquila
1.2. La condición inteligente de la ciudad
2. El surgimiento de la ciudad inteligente como nueva utopía urbana
2.1. ¿De qué hablamos cuando hablamos de smart cities?
2.2. Origen del discurso sobre la smart city
2.3. La construcción de un nuevo imaginario sobre la ciudad
2.4. El régimen discursivo de la smart city
2.5. Las piezas del puzle. La smart city en el contexto tecnológico digital
2.5.1. Tabula rasa y adanismo. El olvido de los estudios urbanos en la era del big data
2.5.2. La nueva ciencia de las ciudades. Ni nueva ni científica
2.5.3. Big data y nuevas epistemologías urbanas
2.5.4. Entre el pesimismo y el utopismo, entre la épica urbana y la magia tecnológica
2.5.5. Conjugación en futuro perfecto. El futuro nunca llega demasiado pronto
2.5.6. Solucionismo. Las ciudades no necesitan la salvación eterna
3. Proyectos de ciudad inteligente. El despliegue práctico de la smart city
3.1. Nuevas ciudades (cities from scratch). Construyendo las Brasilias del siglo XXI
3.2. Nuevos desarrollos urbanísticos
3.3. Salas de control y dashboards urbanos
4. ¿Qué queremos decir cuando hablamos de ciudad inteligente?
4.1. El mito de la eficiencia operativa
4.2. El mito de la sostenibilidad
4.3. El mito de la competitividad
4.4. El mito de la integración
4.5. El mito de la simplificación
4.6. El mito de la neutralidad del dato
4.7. El mito de la despolitización
4.8. El mito de la suficiencia tecnológica
4.9. El mito de la deseabilidad intrínseca
5. Urbanizar la tecnología. El papel de la ciudadanía en la ciudad digital
5.1. Hacia un imaginario alternativo
5.1.1. La ciudad es más que la gestión de los servicios públicos
5.1.2. Más allá del control planificador
5.1.3. Pensar la ciudad conectada en presente
5.1.4. La ciudad no necesita ser salvada
2. Prácticas sociales para una ciudadanía inteligente. Más allá de la ciudad mecánica
5.2.1. Transición cultural y nuevas expectativas sociales
5.2.2. De la ciudad abierta y móvil a la ciudad emergente
5.2.3. Urban interaction design: el encuentro de prácticas urbanas digitales

lunes, 28 de marzo de 2016

Design & The City (Amsterdam, 19-22 April 2016)

Design & The City is a conference held from April 19 until 22 in Amsterdam. As part of the Amsterdam University of Applied Sciences (Hogeschool van Amsterdam) during the Dutch EU chairmanship, Design & The City challenges the international community to shape the city of the future, by participating in Lab of Labs, workshops and an intriguing conference day with renown speakers.

Design & The City explores citizen-centered design approaches for the smart city. Central theme is the role of design(ers) to create opportunities and practices for citizens, (social) entrepreneurs and policy makers towards more liveable, sustainable and sociable urban futures. How can citizens meaningfully be engaged in the process of city making? What new social processes and business models do we need for the future of city making? And in what way changes the role of the professional in the process of city making, and which new design methodologies, approaches and roles they have taken on towards the creation of a sociable smart city.

Lab of Labs – Tuesday April 19th and Wednesday April 20th
Explore methodologies for design research in our two-days Lab of Labs programme! Five leading labs from throughout the world will share their design approaches and methodologies with the participants and work with them towards the design of a conceptual prototype. Taking place on April 19 and 20, around 50 professionals, designers and students will be able to join in for this event.

Conference Design & The City – Thursday April 21st 
With the addition of Dan Hill as the closing speaker, the programme for the main conference on April 21st is complete. Leading international experts will discuss the implications of the rise of social media, big data and other new media technologies for the practice of urban design during the Design & The City conference. How can citizens meaningfully be engaged in the process of citymaking? What new modes of social organization and business models do we need for the future of citymaking? And what is the role of professional designers in the era of smart citizens?

Workshops – Friday April 22nd
On Friday April 22nd, a broad variety of design offices, research groups and cultural organizations will host fourteen workshops related to the themes of Design & The City. Themes range from finding a solution for the bicycle parking in Amsterdam and the design of more walkable cities to participatory sensing and critical investigations of the concept of the smart city.

Parallel events
Besides the Lab of Labs, workshops and conference, there is a full calendar of interesting events happing around Design & The City in Amsterdam.

---

I can not make it to attend, but if you have the chance to pass by, it  seems it will be fun. Lucky you!

martes, 15 de marzo de 2016

Donde fracasa la planificación empieza la ciudad espontánea

Nuestra idea de la ciudad se ha formado, en buena medida, a través de imágenes de mapas. Históricamente, los mapas han sido la representación que ha modelado nuestras ideas sobre las primeras ciudades, sobre las ciudades de los grandes imperios, sobre las ciudades ideales y utópicas o sobre las ciudades que consideramos mejor organizadas. Es así como hemos estudiado las ciudades y las ideas sobre la ciudad, y también cómo hemos construido las utopías sobre las buenas ciudades (desde la ciudad jardín a la ciudad radiante pasando por la cuadrícula de Manhattan). Todas estas imágenes nos han invitado siempre a organizar el desarrollo de las ciudades de la mejor manera posible, situando la planificación perfecta como el estado ideal de una ciudad.

Diagrama de la serie “A Group of Smokeless, Slumless Cities”  de Ebenezer Howard
Las tecnologías actuales con servicios como Open Street Map, los SIG, Google Earth y todo tipo de proyectos de visualización de datos espaciales siguen alimentando nuestra pasión por la cartografía y su “ideología” de la planificación. El mundo de la arquitectura, los renders y su imaginería de edificios y urbanismos perfectos sigue alimentando la pasión por diseñar y buscar soluciones perfectas y definitivas sobre cómo organizar la ciudad, algo que en su momento también ofrecieron las maquetas y hoy las posibilidades del big data y el urbanismo cuantitativo como forma de control de lo que ocurre en una ciudad.  Son todos instrumentos del poder, del poder planificador.
Todas estas herramientas tienen su reflejo en una maraña de normativas que materializan la ciudad y su funcionamiento, no sólo desde los departamentos puramente urbanísticos, sino también desde cualquier política sectorial. Licencias, convenios, directrices de ordenación, regulaciones, ordenanzas,…son el brazo armado de quien ejerce el poder de planificación en la ciudad, un poder formalmente sometido al control de las instituciones públicas pero fuertemente limitado por las lógicas y prácticas económicas dominantes. Todo ello forma parte de una dinámica que ha hecho de las ciudades espacios sometidos al control institucional, a la privatización de los espacios públicos, a la sobre-regulación de cualquier uso no planificado o actividad inesperada.

Imagen: Reuters/Eric Feferberg, en World Leaders Posing with Model Cities
Sin embargo, el gozo de la ciudad siempre ha estado muy unido a la capacidad de vivir juntos en un lugar de encuentro, de libertad, de espontaneidad y de creación, circunstancias todas ellas que se resienten en este escenario de hiper planificación soñado por quienes gobiernan la ciudad. La buena noticia es que, a pesar de ello, la ciudad y su uso espontáneo se abre camino incluso en las circunstancias más adversas gracias a personas y colectivos que esperan algo más de ella. Es así cómo, lo que hoy llamamos cultura do it yourself, sigue estando presente en la ciudad en forma de hackeos de su diseño formal, en forma de bricolaje cotidiano o de utilización de la ciudad como soporte de producción y exhibición artística en lugares insospechados. Estos ejemplos nos hablan de una ciudad espontánea que no aparece en los tratados de urbanismo, en los planes generales de ordenación urbana ni en la normativa de licencias y, sin embargo, sucede. Es la ciudad espontánea no obsesionada por la permanencia ni la estabilidad, pero sí preocupada por ofrecer espacio para el aprendizaje, para el disfrute y para la construcción, aunque sea a pequeña escala, de la ciudad que queremos. Una ciudad que tiene sus espacios de juego planificados y zonificados, pero en la que cualquier lugar puede ser el lugar perfecto para jugar al ajedrez.

La ciudad planificada no quiere sólo ordenar el espacio físico; también quiere regular lo que se puede y no se puede hacer. Así es que como las ordenanzas “cívicas” de todo tipo que han ido apareciendo en los últimos tiempos, buscan regular cómo usar la ciudad hasta su detalle más estúpido. Con la excusa de tratar de solucionar conflictos sociales puntuales (espacio público, botellón, prostitución, horarios nocturnos, etc.) han acabado siendo la herramienta de prohibición, control y miedo fundamental para atenazar el uso libre de las ciudades que vivimos. De esta forma, esos textos se han convertido en un compendio de los miedos de las instituciones llegando hasta límites absurdos como prohibir cometas o jugar al dominó, regular cómo usar las fuentes públicas, instruirnos sobre la equipación adecuada para bañarnos en las fuentes o regular el uso de balcones, tenderos de ropa o sillas en la calle. Es ese exceso de regulación el que ha convertido en un hecho casi heroico lo que siempre fue un elemento consustancial a la ciudad: el aprendizaje, la experimentación, la auto-construcción, la personalización, la adaptación,..

El derecho a la ciudad es, como plantea Alberto Corsín, el derecho a la experimentación, a ser activos en infraestructurar la ciudad interviniendo en la construcción material de la ciudad. Esta forma de entender nuestra presencia ciudadana en la ciudad es la que nos permite descubrir que, más allá de los marcos restrictivos que hemos presentado anteriormente, existe una forma de acción ciudadana capaz de recuperar el protagonismo de nuestras manos, nuestras ideas y nuestra capacidad de organización para usar la ciudad de manera protagonista como expertos amateurs. Así es cómo tantas y tantas iniciativas están tratando de recuperar la capacidad de experimentar con la ciudad. Son proyectos que no caben en los mapas que quieren organizar la evolución de la ciudad, que no se puede congelar en un render o regular en una ordenanza. Y, sin embargo, suceden. Es la ciudad invisible al planificador, pero la ciudad real que cambia.

miércoles, 9 de marzo de 2016

Tecnología, normatividades y conflicto urbano

El poder simbólico de metáforas como el ciudadano inteligente, el ciudadano-sensor o el ciudadano-cursor es particularmente atractivo por su voluntad de sintetizar expresiones más o menos expresas sobre el papel activo de la ciudadanía en el mundo digital. Nos sitúan ante una demanda fruto de la dificultad de la smart city para ofrecer un relato coherente de temas como la participación ciudadana, las formas de innovación democrática, la gestión abierta de los servicios públicos, la política tecnológica, etc.

Debemos a Lewis Mumford una apreciación suficientemente ilustrativa: la invención del reloj mecánico, del tiempo mecánico, como base de las transformaciones hacia una sociedad industrial. Ni las manecillas ni las minúsculas piezas de su mecanismo tuvieron tanta capacidad de reprogramar la vida como el carácter normativo de las imposiciones de la división, organización y sistematización del tiempo humano. De forma similar, la esfera digital contiene una capacidad no innata sino diseñada específicamente, de crear nuevas normas de comportamiento, nuevos límites de lo posible a nivel público y privado, de imponer formas de realizar transacciones, actos y efectos. Cambian nuestras habilidades físicas y cognitivas (desde la memoria a la capacidad de orientación espacial), cambian nuestras relaciones, nuestros hábitos y nuestras expectativas. Cambian también las capacidades de control por parte de organizaciones cuasi-monopolísticas y surgen nuevas tentaciones de dominación económica y social.

Via Randy Olson 
Frente a la tentación de creer que las posibilidades de automatización del control y seguimiento de cualquier parámetro de la ciudad nos llevan a un escenario de neutralidad de las decisiones sobre los diferentes aspectos de la vida urbana (decisiones sobre políticas de seguridad, de gestión del tráfico, de vivienda, de espacio público, etc.), la realidad es que nada de esto debería sustraer la necesidad del debate público sobre cuestiones cruciales. Sin entrar ni siquiera en las dimensiones más globales sobre el control de internet y todas las dinámicas derivadas (desde el control de la privacidad por parte de los grandes operadores y de los propios gobiernos hasta las resistencias de los diferentes sectores industriales impactados por el cambio en los modelos de negocio), las preguntas y los debates siguen siendo los mismos: ¿para quién son las smart cities?, ¿quién las protagoniza?, ¿quién se queda fuera?, ¿promueven o no la inclusión o son sólo formas sofisticadas de perpetuación de las relaciones de poder establecidas?, ¿cómo salvaguardar lo público?, ¿y cómo salvaguardar lo común?, ¿cómo pueden favorecer modelos estables de implicación y participación ciudadana? Las preguntas serían tantas, al menos, como las que planteó Jacques Ellul  en su momento (76 reasonable questions to ask about any technology) desde el punto de vista ecológico, social, práctico, moral, ético, vocacional, metafísico, político y estético, o más recientemente Sacasas:
When we do think about technology’s moral implications, we tend to think about what we do with a given technology. We might call this the “guns don’t kill people, people kill people” approach to the ethics of technology. What matters most about a technology on this view is the use to which it is put. This is, of course, a valid consideration. A hammer may indeed be used to either build a house or bash someones head in. On this view, technology is morally neutral and the only morally relevant question is this: What will I do with this tool?But is this really the only morally relevant question one could ask? For instance, pursuing the example of the hammer, might I not also ask how having the hammer in hand encourages me to perceive the world around me? Or, what feelings having a hammer in hand arouses?
Si para algo puede servir la emergencia de la ciudad inteligente como recurso utópico es para hacernos más conscientes de las normatividades de la ciudad mecánica y su código oculto, tanto en sus pequeñas y aparentemente livianas consecuencias (¡qué más da aceptar las nuevas condiciones de privacidad de una nueva aplicación que nos descargamos!) como en las más graves y represivas. Un relato pacífico de la ciudad sólo servirá para mantener las relaciones actuales y futuras de dominación y para esconder los conflictos socio-políticos inherentes a la vida en la ciudad. Ello hace que sea imposible evitar la tentación de entender el escenario actual como un campo de batalla, por más que pueda parecer una salida dicotómica o incluso demagógica. Sin embargo, en el relato pacífico, utópico y genérico de la smart city subyace y se mantienen los mismos conflictos inherentes al hecho urbano. La dimensión digital de la ciudad es tan sólo una de las manifestaciones de la consustancial ciudad en conflicto.

miércoles, 2 de marzo de 2016

Ciudades sin coches, ciudades sin peatones

"Si diseñas para coches y tráfico, tendrás coches y tráfico. Si diseñas para personas y espacios públicos, tendrás personas y espacios públicos”. Fred Kent (Project for Public Spaces)


Tomemos los 4 km/h como referencia. Podría ser alguno más o menos pero, en cualquier caso, es la velocidad a la que solemos andar. Un poco menos si vas cargado, si arrastras algún carrito, si te mueves en silla, si paseas por pasar el rato,.. Un poco más si tienes prisa, si vas corriendo,... En cambio, las calles están llenas de señales de 50 km/h o, en el mejor de los casos, de 30 km/h. Señales por todos lados, regulando la forma en la que podemos movernos, dirigidas a los coches principalmente. Estas referencias nos marcan dos formas completamente diferentes de vivir la ciudad.

Las calles, las ciudades, son como son no por intervención divida, ni por unas leyes inmutables y omnipotentes. La distribución del espacio en la ciudad no es una cuestión de azar, sino resultado de la superposición de decisiones y relaciones de poder que, en último término, reflejan nuestra concepción como sociedad sobre la equidad en el acceso al espacio urbano. Es la arrogancia del espacio, en palabras de Mikael Colville-Andersen.
Fuente: The Arrogance of Space - Paris, Calgary, Tokyo 
Nos hemos acostumbrado a esta distribución tan desequilibrada en la que la preferencia del vehículo motorizado ha sido una constante y, sin embargo, necesitamos una nueva mirada para descubrir y recuperar el espacio urbano. También nos hemos acostumbrado (¿nos estamos quitando ya?) a admitir la preferencia de esas máquinas de matar a cuatro ruedas. Quién sabe si es necesaria una guerra contra el coche o el fin de una historia de amor con el coche que ha durado demasiado tiempo desde que los coches empezaron a echarnos de las calles inadvertidamente. De hecho, nos hemos acostumbrado a usar la palabra peatón como resto de "quien no se mueve en coche". Todos somos peatones y por eso la ciudad sin coches no será para los peatones, será para las personas. Sirva, por ejemplo, esta magnífica ilustración para entenderlo:

Fuente: To a pedestrian, a road's a tiny space with danger just beside 
Andar, pedalear, patinar, moverse de cualquier forma diferente al vehículo motorizado o, simplemente estar, son formas de vivir la ciudad que difieren completamente de la sensación de moverse en un coche. Sin embargo, las ciudades se han conformado en las últimas décadas bajo la priorización del tráfico y sólo en los últimos años nos hemos puestos a desandar el camino. Con gran esfuerzo, creatividad e innovación en forma de movilizaciones, estudios, leyes, tecnologías,... Las ciudades, ese lugar de encuentro, contacto y experimentación, parecen querer ser más modernas a base de ofrecer la máxima eficiencia a la hora de desplazarnos de A a B de la manera más rápida posible, subidos en cualquier artefacto que ofrezca rapidez (aunque la idea de rapidez tiene muchos matices). En tiempos de grandes promesas tecnológicas que apelan a hacer más eficiente, racional y óptimo nuestro tiempo dedicado a las diferentes actividades (desplazarse al trabajo, comprar, buscar aparcamiento, etc.), debemos reivindicar la ciudad como espacio plural, anónimo y, sobre todo, imprevisible. Al fin y al cabo, no hacemos ciudades para construir edificios ni ser eficientes, sino para juntarnos con otros para crear bienestar, cultura, disfrute, etc.

Por eso las ciudades son el refugio de la lentitud, de los comportamientos teóricamente ineficientes y poco prácticos. El pragmatismo frente a la belleza sensorial de la ciudad. Por eso también, la vuelta en los últimos tiempos a un situacionismo actualizado en forma de fascinación por el descubrimiento, la serendipia o la lentitud como forma de andar la ciudad y andar como práctica estética.
Y es que, a pesar de ser un comportamiento aparentemente azaroso, hasta andar tiene su ciencia o, mejor, hasta el comportamiento más cotidiano tiene una explicación: ¿por qué nos sentamos donde nos sentamos?, ¿por qué hay aceras más transitadas que otras?, ¿por qué los/as niños/as corren?, ¿cuál es la distancia “cómoda” de cercanía a otro peatón?, ¿qué tipo de calles nos dan más sensación de seguridad?, etc.

Los estudios de tráfico, y toda una institución como los ingenieros de transporte, han vivido en un pedestal todas estas décadas, pero en sus cálculos nunca ha entrado quien no se mueve con las manos al volante o, al menos, gracias a un motor. Por eso siempre han contado los flujos de vehículos para sus cálculos de los anchos viarios (siempre crecientes) para justificar nuevos carriles, nuevas carreteras, nuevas autopistas.  De mientras, no se detenían a contar a los paseantes, olvidando que siempre han sido mayoría, o al menos hasta que no han sido arrinconados como en muchas ciudades de Estados Unidos donde andar puede ser una experiencia desoladora y un comportamiento casi sospechoso. Por eso también hasta hace poco ha tenido que ser de una manera rudimentaria, casi antropológica, como hemos aprendido a medir y comprender a quienes andan en la ciudad, a quienes se sientan en ella, quienes la pasean, la patinan, la pedalean, la deslizan, etc.
Fuente
Sólo desde el detalle del cuidado a las personas que se mueven en la ciudad, de la observación a pie de calle de las microscópicas dinámicas –el baile de las aceras,de Jane Jacobs) podemos descubrir, recuperar y reaprender el significado de la vida pública en la ciudad. Sin embargo, montados en nuestros coches, perdemos la sensualidad de los cruces de mirada, el choque fortuito con extraños al torcer una esquina, los detalles de las personas que esperan en un semáforo, los olores y sonidos de las calles, el encuentro casual con una amiga, el cruzar la acera para no coincidir con ese conocido del que no recordamos su nombre o a quien queremos evitar o una cara que nos resulta conocida. Como señala Jan Gehl en su maravilloso “La humanización del espacio urbano”, “(…) la ciudad del automóvil y la ciudad del peatón tienen dimensiones y tamaños totalmente distintos”. La ciudad del automóvil necesita grandes edificios, grandes señales para hacerse notar. La ciudad del peatón, gracias a que a 4 km/h nuestra capacidad sensitiva es más amplia, es la ciudad del detalle y de la escala humana.
Via Bruce Sterling
Estamos aprendiendo a mirar la ciudad de otra manera, y desarrollando herramientas (Walkscore, Walkonomics, o incluso esta ingeniosa iniciativa en Pontevedra para dar a quienes se mueven sin coche el mismo status que tienen otros modos de transporte, etc…) para medir e interpretar la calidad de las calles en función de la experiencia que ofrecen . Estamos aprendiendo a dar a l el nivel de información suficiente para leer la ciudad que caminan (un magnífico ejemplo de rediseño es Legible London, y también WalkNYC) o simplemente aprendiendo de nuevo algo tan sencillo como ofrecer caminos seguros al colegio para los escolares a través de proyectos como Cien Pies o a aprender a andar con una nueva mirada a la ciudad a través de iniciativas como El Paseo de Jane. Estamos aprendiendo, sobre todo, a reclamar este espacio a través de iniciativas de reclamación, de apropiación temporal (ciclovías) o directamente de intervención sobre el espacio físico para mejorar la señalización de las calles, los elementos de seguridad peatonal frente al tráfico, los carriles bici, etc. Es así como podemos convertirnos en agentes activos para el cambio, aprovechando tecnologías accesibles como el caso del proyecto Cazavelocidades, decidido a ofrecer herramientas prácticas y de movilización para hacer mediciones colectivas de la velocidad real del tráfico en nuestras calles.

Fuente: Ayuntamiento de Pontevedra 
Hoy ciudades como Copenhague o Amsterdam son señaladas como ejemplos de un urbanismo a escala humana y otras formas de moverse diferentes al coche. Parecen ejemplos inalcanzables, como si siempre hubieran sido así. Pero hoy son lo que son porque, en su momento, en los ´60 y ´70, cuando otras ciudades patrocinaban y beneficiaban el ascenso final del coche como protagonista de su espacio, ellas prefirieron empezar a equilibrar la distribución modal con una envidiable visión política y una importante conciencia cívica para reprogramar la percepción social sobre la calidad de vida en la ciudad. O quizá de acogernos a la esperanza de que sean otros, los jóvenes, quienes den la espalda al coche.

Dicho todo esto, tenemos que ser inteligentes a la hora de sensibilizar en esta cuestión. En muchas ocasiones, se ha trasladado el mensaje de la lucha contra el automóvil y, sin negarlo, necesitamos enfocar mejor cualquier objetivo de recuperar el espacio público. Pienso, por ejemplo, en cómo se han explicado tradicionalmente los proyectos de peatonalización para sacar los coches del centro de las ciudades. Siempre han contado con la oposición inmediata de los más afectados, posiblemente porque siempre se incide en que la política es echar a los coches, hacerles la vida imposible. En cambio, poco conseguimos explicar de los beneficios, que es lo que realmente se persigue. Se nos olvida explicar que esas medidas implican ganar espacio ciudadano, ganar en más personas paseando y viendo escaparates, ganar en calidad del aire, ganar en espacios de tranquilidad,....y eso es hacer un mundo mejor, una ciudad mejor.

Andar la ciudad es explorarla de otra forma y de la mejor forma posible. Probablemente, las ciudades del futuro, más allá de su equipamiento técnico inteligente, serán aquellas capaces de entender el papel de las personas en la calle como “bioindicadores” de la calidad de vida en la ciudad. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...