jueves, 26 de junio de 2008

¿Qué hacer con las zonas portuarias?

Admito que los espacios portuarios industriales me producen una especial fascinación; he vivido toda mi vida cerca de ellos y su apariencia decadente tiene un atractivo estético para quien busca nuevas formas artísticas en la modernidad urbana. Desde la ventana de mi oficina veo grúas que imagino moviéndose en una coreografía nocturna, con luces y música (Sonic Youth, puestos a elegir), pero aún no tengo las ganas de proponerlo en serio a alguien. Así que, de mientras, descubro que en Saint-Nazaire, en la Bretaña francesa, hace unos años que se decidieron a darle valor a su área portuaria.

Con el diseño de Yann Kersalé (por otra parte, conocido en nuestro país por ser el responsable de la iluminación de la Torre Agbar en Barcelona), colaborador de Jean Nouvel, la ciudad dibujó un escenario permanente para la luz en sus viejos astilleros, iluminando los silos, grúas, base submarina, puentes, etc., miviendo las esclusas y los puentes, y finalmente proyecciones de escenas luminosas grabadas durante el día.

Las fotos están tomadas de http://sophie-g.net.





Esta intervención forma parte de un planteamiento más amplio de renovación urbana, iniciada en 1995 y liderada por el arquitecto barcelonés Manuel de Solà Morales, dirigida a hacer de la zona una Ciudad-Puerto con una vida más activa que la puramente industrial, con su carácter agresivo y anulador de cualquier tipo de actividad pública. Así, la zona ha integrado ahora nuevas actividades de ocio y comerciales, espacios de vivienda y oficinas y ha reconvertido la antigua base de submarinos en un espacio de atracción de turismo y ocio ciudadano.

Sin duda, es bueno saber que ya existe lo que imagino un día poder ver desde esta ventana. Obviamente, el tema de los docklands (Canary Wharf, nuevo borde costero en Split, la restauración del Cheonggyecheon en Seúl, los trabajos de Bilbao Ría 2000, Valparaiso o Berlín, por poner sólo unos ejemplos) su activación como espacios urbanos reconquistados daría para largo, y como otras promesas que ya he hecho en este blog, quedará para un momento más sosegado.

Comparte esta entrada

4 comentarios :

  1. Enhorabuena por el post! En cierta manera hemos tenido un conexión noosférica!!! El otro día, justo cuando salío la noticia del Guggenheim II, paseaba cerca de Muelle de La Merced, en plena La Vieja...Y la verdad que, tienes razón, existe siempre en estos sitios en su día abarrotados, una sensación de nostolgia. Dicho y hecho, tras lo del Guggenheim II en Urdaibai!! decidí escribir un post en mi blog..que al final acabó siendo un compendio o extractos de los "gurus" que intentan reeinventar Bilbao (a veces me pasa que quiero escibir una cosa y termino con otra)...pero hete ahí, y a mitad del post, tuve el contacto con el Muelle de La Merced...por lo que en la lista de "gurus" decidí incluir a Ernesto Hoffemeyer, ingeniero de canales y puertos del XIX que hizo grandes obras en Bilbao La Vieja - San Franciso, la zona de los muelles.... Desde luego me quedo con la misma sensación que tú, ¿qué hacer con los zonas portuarias ? No lo se, pero es de justicia para con nosotros mismos , y comocompromiso de la arquitectura como punto de encuentro entre diferentes, tiempos hacer algo.

    ResponderEliminar
  2. Compartimos fascinación por este tipo de espacios. Una de las zonas que más me gusta de Berlín es toda la ribera del Spree, desde sus rincones más bucólicos hasta los angares "más sospechosos" convertidos en salas de ocio.
    La última vez que estuve en Bilbao, sentí una potente conexión entre las dos ciudades. Mis acompañantes del momento me escuchaban excépticos, y ahora os leo y sonrío cómplice.
    Las fotos geniales manuederra!.

    ResponderEliminar
  3. @Ioannes Sabier: al menos en Bilbao, veo dos zonas desaprovechadas. Toda la zona del Abra, que ha supuesto instalar en una zona muy reducida cantidad de instalaciones (no sólo portuarias) necesita reinventarse, reo que también sería de justicia para Santurtzi y Zierbana, que han tenido que "comerse" estas instalaciones industriales son nada a cambio, y merecen que alguien piense en cómo reinventarlas para darles ciertos usos urbanos compatibles con la actividad instalada, o al menos darles un carácter menos agresivo. Y, por otro lado, a toda la zona de la margen izquierda que queda entre Sestao y Barakaldo le falta una integración urbana. Quizá esa idea de maquillar las lonjas de los astilleros y poner a bailar entre luces nocturnas las al menso ocho grúas que veo desde la ventana sería un comienzo.

    @ Odilas: en un par de semanas quizá tenga que ir a Berlín y sentir in situ qué significa el Spree dentro de la ciudad es uno de los planes. Las fotos no son mías de todas formas ;-)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...