jueves, 10 de marzo de 2011

Smart City como movilización de capacidades tecnológicas locales y oportunidades industriales


@manufernandez
El argumento que más me interesa en todo lo relacionado con las smart cities es el que apela a las posibilidades que ofrece de dinamizar el tejido económico local para plantear soluciones a las necesidades propias de sus territorios y encontrar con ello posibilidades de disponer de soluciones, productos y servicios que sean competitivos en un mercado creciente de servicios urbanos. Málaga, Valladolid y Palencia, Barcelona o Santander son ciudades que ya se han apuntado a la corriente, cada una con proyectos de perfiles heterogéneos y que inciden en aspectos diferentes (como vimos hace unos días, bien vinculados a proyectos digitales, bien a proyectos de gestión energética), pero todas comparten la intención de conseguir que la idea sea un elemento dinamizador de las capacidades tecnológicas locales, apoyadas en empresas asentadas en el territorio y en otras empresas ajenas al mismo pero que esperan encontrar en estas ciudades las posibilidades de experimentación de sus diferentes tecnologías y soluciones a aplicar en la gestión energética o de la movilidad.

Siguen así el camino iniciado por ciudades que son pioneras en este tema, que han creado o atraído centros de desarrollo tecnológico que aspiran a reunir las capacidades existentes y transformarlas en desarrollo de productos. Singapur (a través de una iniciativa conjunta de la ciudad con IBM denominada Smarter Cities Research Collaboratory), Helsinki (con Forum Virium, plataforma de innovación de la ciudad), Dublin (con el Smarter Cities Technology Centre que IBM ha abierto en colaboración con la ciudad), Estocolmo (apoyándose en Kista Science City, uno de los parques tecnológicos más exitosos del mundo) o Amsterdam (a través de la iniciativa Amsterdam Innovation Motor) llevan un tiempo de adelanto en la utilización de aproximaciones de laboratorio y experimentación en beta de diferentes aplicaciones digitales a la gestión urbana como fórmula de mejora del funcionamiento de la ciudad y de impulso de los agentes de sus respectivos ecosistemas de innovación urbana. Recientemente hemos conocido que CISCO ha acordado con el Ayuntamiento de Barcelona promover un centro de innovación urbana en la ciudad y también el alcalde Bloomberg ha creado el New York City Urban Technology Innovation Center (NYC UTIC), organismo creado en colaboración con la Universidad de Columbia, el Instituto Politécnico de New York y la Universidad de New York, dirigido a la investigación y la comercialización de soluciones de edificación sostenible.
Hay dinero que ganar en un mercado de servicios urbanos aún por definir y del que no es fácil precisar (como vimos, en parte por la confusión conceptual que se está dando) sus límites ni unas previsiones realistas de dimensión. Pero, en cualquier caso, es evidente que en la aplicación de la tecnología al funcionamiento urbano hay mucho margen, tanto en nuevos desarrollos urbanos (principalmente en mercados emergentes) como en la reconversión urbana de la ciudad construida tanto en los mercados desarrollados como en los emergentes. La cuestión es hasta qué punto estos procesos de impulso de los sistemas innovadores locales realmente van a ser capaces de identificar oportunidades en este ámbito y, sobre todo, salir al exterior.
En fin, ya sólo queda el capítulo dedicado a las implicaciones sociales de todo esto, que no son pocas y algunas discutibles. Eso ya será la próxima semana.

Imagen tomada de deepwarren en Flickr bajo licencia CC BY-NC 2.0


Comparte esta entrada

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...