jueves, 18 de julio de 2013

Brickstarter, el libro

Estuve siguiendo en su momento el trabajo que estuvieron haciendo desde SITRA con Brickstarter. Estando Dan Hill de por medio, suponía una buena exploración sobre las herramientas digitales de colaboración para el desarrollo de proyectos urbanos desde una perspectiva ciudadana. De junio a septiembre de 2012 publicaron una serie de revisiones (Fast Cards) sobre diferentes plataformas de crowdfunding aplicado a proyectos urbanos (desde un criterio amplio y diverso) como Kickstarter, Neighborland o ioby, que por entonces estaban empezando a ganar bastante impacto social. Ese repaso estructurado ya es por sí mismo una buena reconstrucción ordenada del uso que puede tener y las diferentes opciones con las que se han diseñado herramientas de este tipo.

Sin embargo, el proyecto es una investigación más amplia sobre las claves de diseño estratégico y su correspondiente plasmación en una plataforma digital de un proyecto -en este caso, Brickstarter se planteaba como proyecto teórico llevado a fase de prototipo y compartido para quien quiera aprovechar en la práctica este desarrollo- que se sitúa en la intersección de los nuevos medios digitales de acción cívica, el urbanismo adaptativo, las políticas locales o los movimientos sociales. Se desarrolló, además, en un momento en que surgían algunas voces que buscaban ir un paso más allá del aparente éxito que empezaban a tener plataformas de este tipo, especialmente Kickstarter, como Etahn Zuckerman en How do we make civic crowdfunding awesome? o Alexandra Lange en Against Kickstarter urbanism (y un buen resumen de todo ello en Crowdfunding… ¿aplicado al desarrollo urbano?)

Estos días he aprovechado para leer el libro Brickstarter (que puedes descargar o pedir impreso bajo demanda) editado por Bryan Boyer y Dan Hill , que resume el desarrollo del proyecto, las principales conclusiones del proceso y algunos ensayos de contexto y conceptuales. Es un magnífico trabajo de análisis sobre las condiciones actuales para el desarrollo de proyectos urbanos, tanto desde la perspectiva de las dificultades institucionales y estructurales para abordar proyectos urbanos (donde destaca el concepto de dark matter que explica bien esta complejidad) como desde la perspectiva ciudadana y los movimientos contradictorios que existen sobre preferencias y concepciones sobre lo colectivo que también dificultan los proyectos urbanos.


Destacaría sobre todo el capítulo central, en el que se desarrollan algunas cuestiones de fondo a la hora de pensar en la oportunidad y viabilidad de proyectos de crowdfunding urbano:
  • The sheer cost of urban and infrastructural projects means that they are often in a different order of magnitude from even the highest earning projects on current platforms.
  • An infinite number of novels can be simultaneously funded, but when it comes to proposals that occupy physical space there is an opportunity cost associated with the fact that uses for the same piece of physical ground are often mutually exclusive.
  • Whereas items that can be transmitted or shipped may potentially attract a global group of funders, things situated in one particular place generally cannot. Their ‘catchment area’ is smaller.
  • Just because a project is funded does not mean that it has passed all of the permitting and regulatory hurdles that it may need to clear.
  • When a project is successful and something is built, who is responsible for it? Who bears responsibility in 60 years? Whereas consumer products can be recycled or discarded, it’s not as simple to do the same with pieces of the city.

Comparte esta entrada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...