lunes, 10 de octubre de 2016

Ciudades que esconden los problemas

Intento resistirme con fuerza a sacar las cosas de contexto o a cogerlas con pinzas. Twitter es el sitio ideal para ello, para descontextualizar algo,digo, elevarlo a categoría o buscarle tres pies al gato. Pero esta vez, aquí va una ración de frase corta, aparentemente brillante, incontestable y de sentido común... que no puede ser más errónea.

La Ciudad Inteligente Anticipa Problemas Para Que El Ciudadano No Llegue A Percibirlos

Es sólo una frase entresacada, supongo, de una conferencia en la que se deja caer esta frase con tantas cosas mal. No quiero esa ciudad inteligente, una ciudad hecha para pero no con, una ciudad que esconde los problemas, que anticipa problemas (hola, algoritmos y datos masivos), que define (¿quién?) cuáles son los problemas, que persigue un escenario pacífico en el que no vemos ningún problema en el día a día.

Ciudades seamless a tope. Un relato pacífico de la ciudad sólo servirá para mantener las relaciones actuales y futuras de dominación y para esconder los conflictos sociales inherentes a la vida en la ciudad. Como lema, la frase es rotunda y, quién sabe, hasta bienintencionada, pero refleja el pensamiento mecanicista de que todo funcionará tan bien (el tráfico, supongo que están pensando) que antes de que hay cualquier incidencia en las infraestructuras de la ciudad, estas se adaptarán de manera automática y, voilà, ni nos daremos cuenta. La vida sin fricciones, la ciudad que funciona sin que nos demos cuenta. La ciudad a nuestro servicio para esconder sus contradicciones, sus conflictos, sus ineficiencias, sus desajustes, sus injusticias.

Banksy - via 350.org
Suena intuitivo, pero es profundamente equívoco, inútil (por imposible) y post-político. ¿Qué hace esa ciudad por otro tipo de "problemas", los verdaderos problemas sociales y políticos (vivienda, desigualdad, marginación, corrupción,...)? De estos tiene poco que decir: es imposible anticiparlos porque ya estaban aquí antes de que llegara la ciudad inteligente y seguirán aquí porque, al fin y al cabo, no son problemas, son realidades, wicked problems. Solucionismo, irresponsabilidad moral, cajas negras todo en uno.

Quizá necesitamos ciudades inteligentes que nos ayuden a hacer visibles los problemas, ciudades inteligentes que no vean sólo problemas, ciudades inteligentes que no piensen por nosotros, ciudades inteligentes que nos ayuden a comprender el mundo que nos rodea (nota, leer sin falta este magnífico artículo de Dan Lockton), ciudades inteligentes que no busquen atajos y que sean sinceras sobre la realidad que acogen.

Fin del desahogo.

Comparte esta entrada

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...